La Gelatina y sus Beneficios

Deja un comentario

La gelatina no es un simple complemento gastronómico: es una fuente de proteínas, asegura una alimentación sana y resulta ideal para bajar de peso de una manera saludable.

 La gelatina contiene:

  • 84 – 90% proteína.
  • 1 – 2% sales minerales.
  • Lo demás es agua.
  • Asimismo la gelatina contiene; vitaminas C y D y minerales como el calcio y el fósforo.

Valor nutricional de la gelatina:

  • En lo que se refiere al valor nutritivo, la gelatina esencialmente contiene colágeno entre un 85 y un 90%, sales minerales, agua y azúcares.

Para que es buena la gelatina:

  • Es un alimento 100% natural sin aditivos.
  • Está compuesta en un 90% de proteínas, el 2% de sales minerales y el resto agua.
  • Está exenta de colesterol y 0% de materia grasa.
  • Reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un alimento como lo son la leche y el pan.
  • Permite variar la presentación de los platos y hace que estos resulten más atractivos.
  • Favorece el crecimiento de los huesos en los niños, así como el fortalecimiento de uñas y cabello.
  • Regenera el colágeno de la piel. 
  • La gelatina es un componente importante en numerosas cremas de belleza.
  • Ayuda a la indigestión, ya que facilita el proceso de la digestión evitando la aparición de digestiones pesadas, y por ende tener un sistema digestivo sano.
  • Al ser neutra, puede ser utilizada con cualquier condimento sin alterarle su sabor.
  • Desempeña un importante papel en la prevención y en el tratamiento de los dolores articulares, de artrosis y osteoporosis.
  • Ayuda a las mujeres a perder el exceso de peso.

Peligros del Sedentarismo

Deja un comentario

sedentarismoPara prevenir el sedentarismo es necesario practicar ejercicio físico desde la infancia, y mantenerse físicamente activo durante toda la vida, incluso en la tercera edad, ya que la actividad física incluye todos los movimientos corporales producidos por los músculos esqueléticos que exijan un gasto de energía y, por lo tanto, mantenerse activo no implica necesariamente practicar un deporte, sino que hay multitud de tareas cotidianas que consumen energía y que podemos llevar a cabo sin necesidad de visitar un gimnasio o realizar un programa de entrenamiento.

 En cada etapa de la vida las necesidades de actividad física son diferentes, y la Organización Mundial de la Salud ha establecido unas recomendaciones ajustadas por edades:

 En el caso de los niños y adolescentes (de los 5 a los 17 años), deben pasar un mínimo de una hora diaria realizando ejercicio (juegos, educación física, programas de entrenamiento, práctica de deportes…), entre moderado e intenso, sobre todo de tipo aeróbico, y es conveniente que al menos tres veces a la semana realicen también alguna actividad que les permita desarrollar músculos y huesos.

 El sedentarismo es un factor de riesgo en sí mismo para el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas no transmisibles

 Los adultos de 18 a 64 años pueden realizar actividades recreativas o de ocio que impliquen movimiento, tareas domésticas o de jardinería, desplazamientos a pie o en bicicleta, o dar largos paseos, además de practicar deporte o llevar a cabo un programa de ejercicios. El tiempo mínimo recomendado por la OMS que deben dedicar a la actividad física es de 150 minutos a la semana si la intensidad es moderada, o 75 minutos semanales si se trata de ejercicio aeróbico de alta intensidad, siempre en sesiones que duren al menos diez minutos. En esta franja de edad la OMS también aconseja realizar actividades para fortalecer los grandes grupos musculares al menos dos veces a la semana.

 En los mayores de 65 años las recomendaciones de actividad física son similares a las del grupo anterior –siempre de acuerdo a sus posibilidades y condición física–, si bien aquellos que tengan movilidad reducida deben realizar actividades –tres veces o más por semana– que contribuyan a mejorar su equilibrio e impedir las caídas. Las personas enfermas que no puedan cumplir estas recomendaciones deben estar tan activas como les permita su estado.

 Aunque no puedas dedicar una o más horas diarias a hacer deporte, algunos gestos pueden mejorar tu condición física y tu salud y darle así esquinazo al sedentarismo:

 Camina siempre que te sea posible, aunque solo sean 10 minutos. Por ejemplo, puedes bajarte del transporte público una o dos paradas antes de llegar a tu destino y terminar el recorrido andando.

Cuando tengas que hacer un recado, y siempre que la distancia lo permita, procura ir andando.

Si tu trabajo requiere que pases mucho tiempo sentado, levántate cada dos horas, camina y estírate para desentumecer los músculos. Un corto paseo después de comer también es muy recomendable.

Sube las escaleras en vez de coger el ascensor, y si lo haces varias veces al día, mejor.

Los fines de semana, o en tu tiempo libre, alterna las actividades sedentarias (ver la tele, leer, jugar con la videoconsola…) con otras que impliquen movimiento (pasear, jugar al paddel, nadar, hacer bricolaje, montar en bicicleta, limpiar la casa, cuidar el jardín…).

Índice de Masa Corporal (IMC)

Deja un comentario

El Índice de Masa Corporal (IMC), también conocido como índice de Quetelet, es el resultado de la división entre la masa corporal de una persona y su estatura. O lo que es lo mismo la división de la masa en kilogramos entre el cuadrado de la estatura expresada en metros:

imc

A pesar de que el Índice de Masa Corporal no hace distinción entre los compartimentos grasos y magros de la masa corporal total, que ofrecería un resultado más ajustado, éste es el método más práctico para clasificar el estado nutricional. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el estado nutricional de las personas puede ir desde el infrapeso a la obesidad mórbida.

Como vemos en la siguiente tabla propuesta por la Organización Mundial de la Salud, en adultos se suele establecer que un Índice de Masa Corporal (IMC)  comprendido en el intervalo de 18,5 a 25 corresponde a una persona saludable. Un Índice de Masa Corporal por debajo de 18,5 indica malnutrición o algún problema de salud, mientras que un Índice de Masa Corporal de 25 o superior indica sobrepeso. Del mismo modo, se entiende que si el resultado de la división es superior a 30 existe obesidad leve y a partir de 40 la persona sufre obesidad mórbida, que puede llegar a requerir una operación quirúrgica.

 Por ejemplo el índice de masa corporal para una persona de 70kg de peso y 1.752 metros de altura al cuadrado sería igual a 22.9, lo que entraría según la clasificación de la OMS en los parámetros de normalidad en una persona adulta.

Clasificación según la OMS: 

Infrapeso <18.50
Delgadez severa <16.00
Delgadez moderada 16.00 – 16.99
Delgadez aceptable 17.00 – 18.49
Normal 18.50 – 24.99
Sobrepeso ≥ 25.00
Preobeso 25.00 – 29.99
Obeso ≥ 30.00
Obeso tipo I 30.00 – 34.99
Obeso tipo II 35.00 – 39.99
Obeso tipo III ≥ 40.00

 El índice empezó a ser utilizado en los años ochenta en Estados Unidos como método utilizado en los primeros estudios epidemiológicos para determinar el grado de obesidad en la población adulta.

La Quinua como Alimento

Deja un comentario

Quiero presentarles a La Quinua como un alimento para nuestra salud, es una opción que debemos consumirla siempre.

quinua2La quinuaquínoa o kinwa (Chenopodium quinua) es un pseudocereal perteneciente a la subfamilia chenopodiaceae de las amarantáceas. Es un cultivo que se produce en los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y del Perú además de los Estados Unidos, siendo Bolivia el primer productor mundial seguido del Perú y de los Estados Unidos. Se le denomina pseudocereal porque no pertenece a la familia de las gramíneas en que están los cereales “tradicionales”, pero debido a su alto contenido de almidón su uso es el de un cereal.

La quinua fue cultivada en los Andes bolivianos, peruanos y ecuatorianos desde hace unos 5000 años. Al igual que la papa, fue uno de los principales alimentos de los pueblos andinos preincaicos e incaicos. Se considera que fue utilizado en el pasado también para usos cosméticos en la zona del altiplano peruano boliviano.

Crece desde el nivel del mar en el Perú, hasta los 4000 msnm en los Andes, aunque su altura más común es a partir de los 2500 msnm.

Pocos conocen a la quinua como alimento, sin embargo es muy nutritiva y ofrece muchas posibilidades culinarias. La quinua es un pseudocereal más conocido en países como Bolivia, Ecuador y Perú. Tanto la OMS como la FAO han elogiado a este alimento, muy fácil de cultivar y con grandes propiedades nutricionales, de ahí que se considere uno de los alimentos más completos.

Tal y como podemos ver en la imagen la quinua es un grano y su perfil en macronutrientes es muy interesante. Sus proteínas son de alta calidad biológica al tener diez de los aminoácidos esenciales, algo que va venirle muy bien a nuestro músculo después de entrenar. Su contenido en hidratos es menor que en un cereal normal y su perfil graso es excelente, con un 90% de ácidos grasos insaturados. Tampoco falta la fibra y minerales como el calcio, magnesio, fósforo, potasio y hierro. Viendo este análisis vemos como la quinua es un alimento perfecto para el deportista.

Y también podemos hablar de lo que no tiene la quinua, ni colesterol ni ácido oxálico, algo que viene muy bien para mantener buenos niveles de colesterol en sangre y evitar que se formen oxalatos, que no permitirían que los minerales que contiene se absorban en su totalidad. Tampoco tiene gluten, por lo que es perfecto para los celiacos y se puede considerar un alimento perfecto en dietas vegetarianas.

La quinua la podemos encontrar de muchas formas, en granos parecidos al arroz, copos, formando parte del muesli, a modo de granos hinchados e incluso como cerveza. La quinua se come con sabores dulces o salados y mezclado con miel y chocolate podemos obtener unas barritas energéticas perfectas.

Su sabor es parecido al arroz integral, aunque con una textura más parecida a la sémola. La podemos cocer y comerla como si fuese arroz o añadirla a platos como el pollo. Incluso podemos meter quinua en el postre haciendo nuestro arroz con leche de quinua. Después de ver todos estos beneficios uno no se explica cómo este tipo de alimentos no están más promocionados en nuestra dieta.

Alimentación: la quinua es un alimento rico ya que posee los 10 aminoácidos esenciales para el humano, esto hace que la quinua sea un alimento muy completo y de fácil digestión. Tradicionalmente los granos de quinua se tuestan y con ellos se produce harina. También pueden ser cocidos, añadidos a las sopas, usados como cereales, pastas e incluso se le fermenta para obtener cerveza o chicha, bebida tradicional de los Andes. Cuando se cuece toma un sabor similar a la nuez.

La harina de quinua es producida y comercializada en el Perú, en Bolivia y -en menor cantidad- en Colombia, sustituyendo muchas veces a la harina de trigo, enriquecido así sus derivados de panes, tortas y galletas, en la actualidad (año 2007) se está desarrollando su cultivo y consumo en el noroeste de Argentina y el norte de Chile.

Uno de sus platos típicos de la zona del Cusco es el pesqué o peské, que se prepara con leche, quinua, queso y se puede combinar con huevo frito e incluso con un trozo de churrasco de carne, también se utiliza cada vez más para relleno de empanadas.

Un problema para la masificación de la producción de quinua es que posee una toxina denominada saponina y que le otorga un sabor amargo característico. Esta toxina suele sacarse a través de métodos mecánicos (pelado) y por lavado en abundante agua.

  • Medicinales: la quinua es considerada ancestralmente también como una planta medicinal por la mayor parte de los pueblos tradicionales andinos. Entre sus usos más frecuentes se pueden mencionar el tratamiento de abscesos, hemorragias, luxaciones y cosmética.
  • Rituales: como grano madre la quinua forma parte de diversas ceremonias y rituales andinos, que fueron prohibidos por los europeos durante la conquista española, éste fue un motivo por el que el cultivo de quinua y de la kiwicha fueron prohibidos al considerarlos asociados a rituales paganos.

El Estrés y la Terapia Alternativa

Deja un comentario

Deseo despedir este Noviembre con un tema de moda el Estrés y con la ayuda de Terapias Alternativas podemos combatirlo, aquí se los dejo y espero sus comentarios.

Hemos escuchado a expertos en salud decir que el estrés puede causar la muerte. El Dr. Paul Rosch, un científico y experto en estudio de este padecimiento, afirmó que es una de las razones principales para las enfermedades cardíacascáncerlupus y problemas respiratorios. Experimentar estrés constante desgasta la mente y el cuerpo.

La Asociación Médica Americana señaló que 75% de las enfermedades son atribuidas al estrés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como el principal problema de salud entre los estadounidenses.

La salud física no es lo único que afecta el estrés. La depresión o los ataques de ansiedad, se traduce en visitas al médico.

Hay estudios que muestran que el entrenamiento cerebral podría realmente ayudar a las personas que sufren de depresión ansiedad. La neuro retroalimentación o neuroterapia determinarían la ondas cerebrales y las áreas del cerebro que provocan estos problemas. Eventualmente, los pacientes están capacitados o entrenados en cómo volver a crear un estado de calma para superar los síntomas.

Sin embargo, no sólo la depresión y la ansiedad son problemas de salud mental. El estrés crónico también podría causar la muerte de las neuronas o células cerebrales.

El estrés crónico podría afectar funciones como la memoria, habilidades motoras, la capacidad de enfocarse y concentrarse.

Consejos para contrarrestarlo

Las técnicas de relajación, el ejercicio y un estilo de vida saludable, podrían ayudar realmente en el alivio de la tensión. Sin embargo, el entrenamiento podría ayudar a alcanzar más resultados para reducir el estrés, podría llevarse a cabo con meditación, visualización, o incluso la auto hipnosis.

En un estudio dirigido por Michael I. Posner, profesor emérito de Psicología de la Universidad de Oregon y Tang Yi-Yuan, profesor en el Instituto de Neuroinformática y el Laboratorio de Cuerpo y Mente en la Universidad de Tecnología de Dalian, China, mostró que la meditación puede reducir el estrés.

En el estudio, un grupo de personas que practican la meditación, como forma de entrenamiento del cerebro, podría reducir el estrés y mejorar la atención dentro de los cinco días de entrenamiento.

La meditación no sólo significa una posición particular por largo tiempo mientras se canta; también implicaría relajar su cuerpo, ejercicios de respiración e imágenes visuales. Cuando se combina todo esto, se producen más beneficios ya sean físicos o mentales. El yoga es una forma de combinar los ejercicios de respiración, técnicas de relajación, movimientos físicos y aún las imágenes.

Los gimnasios de acondicionamiento cerebral también son buenos lugares para el entrenamiento cerebral. Estos gimnasios también tienen nutrición y manejo del estrés en su programa. Lo interesante es que estos centros permiten a los niños y adultos para disfrutar de los retos del cerebro.

Los niños, los adultos que trabajan y las personas mayores podrían fortalecer su cerebro mediante la participación en ejercicios de juegos de memoria, dificultades visuales y auditivas, y otras actividades mentalmente estimulantes.
Los que han estado usando el entrenamiento como una forma de aliviar la tensión han reportado numerosos beneficios como un incremento en la creatividad, la energía, dormir mejor y estar relajado.

El estrés no debe considerarse como una condición normal o situación. Hay diferentes maneras de enfrentarlo y reducirlo, el entrenamiento podría ser una de ellas.

La Obesidad Infantil

Deja un comentario

En este post les presento un problemas a nivel mundial que preocupa la Obesidad Infantil, la alimentación de nuestros niños es de preocupación de todos, y todos debemos de aportar y ayudar a que esto no continúe…
Y no se olviden de hacer comentarios para enriquecernos mutuamente. Gracias     

 

Un estudio realizado recientemente indica que los niños y adolescentes obesos registran entre un 30% y un 40% más de riesgo de sufrir accidente cerebrovascular o una enfermedad cardiovascular en el futuro que los niños que mantienen un peso normal.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que los niños los niños obesos y con sobrepeso suelen seguir siéndolo en la edad adulta y “tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”. Un estudio reciente arroja también resultados sobre los efectos que tiene el sobrepeso y la obesidad en el futuro de estos niños.
Realizado por investigadores de la Universidad de Oxford, ha encontrado que los niños y adolescentes obesos presentan más factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (presión arterial elevada, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre y engrosamiento del músculo cardiaco) que aquellos niños que tiene un peso normal. El objetivo del estudio publicado en British Medical Journal era describir la asociación entre el índice de masa corporal, el sexo, y los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en los niños en edad escolar de países altamente desarrollados. Para ello analizaron los resultados de 63 estudios (realizados a partir de 1990 y publicados entre 2000 y 2011) en los que participaron 49.220 niños sanos de edades comprendidas entre los cinco y 15 años de edad. Estos estudios midieron el peso, la arterial alta, el colesterol y los niveles de glucosa en sangre.
En comparación con niños de peso normal, los niños obesos tenían significativamente mayor presión arterial y niveles de colesterol. En los niños con sobrepeso también había aumento de la presión arterial, pero en menor medida que los niños obesos. Los niveles de insulina en ayunas y la resistencia a la insulina (marcadores de riesgo de la diabetes) fueron significativamente mayores en los niños obesos, pero no en los niños con sobrepeso. Los niños obesos también tuvieron un aumento significativo de la masa del ventrículo izquierdo (un engrosamiento del músculo del corazón, marcador de enfermedad cardiaca) en comparación con niños de peso normal.
Los autores advierten que, si estos factores de riesgo continúan en la edad adulta, los niños obesos ya podrían tener un 30-40% más de riesgo de padecer un accidente cerebro vascular y enfermedad cardiaca en el futuro que aquellos niños que tienen un peso normal.

 ¿Qué puedes hacer por ellos?
En España el 19% de los niños tiene sobrepeso, el 9% obesidad, y el 18% de los niños y el 22% de las niñas son sedentarios (según datos de la Encuesta Nacional de Salud). Sin prevención corremos el riesgo de que nuestros hijos sean parte de estas negativas cifras y de las consecuencias que acarrea estos problemas en su salud. Así que debemos educar y dar para conseguir cambiar los malos. Las medidas para parar el aumento de la obesidad infantil son muy sencillas, solo falta determinación para conseguir llevarlas a cabo y convertirlas en una práctica habitual:

  • Llevar una alimentación equilibrada libre de grasas saturadas. Evitar el consumo de bollería industrial, cada vez más consumida por los más pequeños es una buena medida para evitar estas grasas. Lo correcto: una dieta rica en verduras, frutas, cereales, lácteos, pescado y hortalizas.

En este vídeo te damos algunos consejos sobre nutrición infantil:

Evitar el sedentarismo. Los niños deben ejercitarse a diario, a través de la práctica de deportes, caminando, realizando juegos que les permitan moverse, correr, saltar, etc. Así que hay que restringir las horas que pasan viendo televisión.