Los Germinados y nuestra Alimentación

Deja un comentario

Los germinados son brotes de cereales, legumbres, verduras y hortalizas, que germinan en condiciones particulares y su consumo constituye un excelente alimento.
Son muchas las semillas que se usan para los alimentos germinados: alfalfa, garbanzos, lentejas, soya verde, trigo, girasol, calabaza, sésamo, arroz, avena…

Importancia de los brotes y germinados

  • Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales y aminoácidos, y en proteínas de alto valor biológico.
  • Los germinados favorecen el metabolismo y regeneran la flora intestinal.
  • Ayudan a depurar el organismo.
  • Ayudan a retardar los procesos de envejecimiento.
  • Fortalecen el sistema inmunológico. 
  • Son antioxidantes. 
  • Contrarrestan los efectos del estrés.
  • Mejoran la digestión.
  • Previenen y combaten el estreñimiento. 
  • Buenos para el sistema nervioso.
  • Ayudan abajar el colesterol de la sangre. 
  • Combaten la anemia. 

La mejor forma de comerlos es crudos.

¿Cómo hacer germinados?
Se hará un ejemplo de germinado de trigo. La base es la misma para los demás germinados.

  1. Lave el trigo y sumérjalo en un recipiente con agua por 24 horas.
  2. Después de dicho tiempo, pase en agua limpia. Saque el trigo del agua póngalo en un plato hondo sin agua, tape con un lienzo húmedo delgado, doblado en cuatro.
  3. Cada día se pasará por agua el trigo para humedecerlo, escúrralo y ya escurrido, vuelva a ponerlo en el plato y tape con el lienzo húmedo y limpio.
  4. Cuando se le vea brotar un puntito blanco, significa que empieza a germinar.
  5. Según el clima el trigo puede germinar de uno a tres días. Algunos germinados pueden tardar hasta 6 días en estar listos.
  6. Una vez que salgan hojitas verdes, exponga un rato al sol.
  7. Posteriormente el germinado estará listo.

La Cebolla y sus bondades para la Salud

Deja un comentario

Amigos en mi navegar cotidiano de todos los días, me topé con este vídeo acerca de La Cebolla y sus bondades para la Salud, no puedo dejar de mostrárselos se los recomiendo. 
Recuerda la salud esta en nuestras manos y la naturaleza nos provee de todo lo que necesitamos para estar bien y saludables.

No te olvides de hacer Click en Me gusta y compartir el Articulo en tus Redes Sociales, deja tus comentarios. Gracias.

La Soya y sus Beneficios – 1ra. parte

Deja un comentario

Que alimento Dios nos ha puesto a la mesa, a consumirlo y aprovechar todos sus beneficios para nuestra salud, que esperamos…

soya

¿Cómo es la soya?
La soya es una planta leguminosa, muy semejante a las habas verdes que llega a alcanzar los 80 cm. de altura y las vainas, es decir, donde se producen las semillas- miden entre 4 a 7 cm. de longitud.

Cada vaina contiene cerca de cuatro semillas que albergan el secreto de las bondades de la soya: su proteína, que por su calidad y cantidad, son una de las más recomendables.

¿Por qué se dice que la soya y su proteína son nutritivas?
La proteína de la soya representa un valor nutricional muy importante para una dieta saludable.  Los estudios actuales se están enfocando en rescatar este potencial que representa la proteína de soya y otros elementos nutritivos para el hombre como las isoflavonas que también se encuentran en este alimento.

Cada grano de soya está conformado por un 38% de proteína, 30% de carbohidratos, 18% de lípidos y un 14% de vitaminas y minerales.
Según reportes científicos, el aporte proteico de la soya es superior al de muchas proteínas de origen vegetal.
La soya también es rica en grasas, destacando dos tipos: el linolénico, es decir, el Omega-3 y linoleico conocido como Omega-6.  Ambos son beneficiosos para la salud de los vasos sanguíneos y del corazón.
Se presenta también una mayor cantidad de minerales y vitaminas que en muchas otras leguminosas.  La soya registra importantes niveles de calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas E y Complejo B.

¿Es realmente saludable la soya?
Claro que sí.  Ya es indiscutible el beneficio directo de la soya y en especial de su proteína para disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.  Pero muchos otros beneficios ya se han reportado en diversos estudios, que señalan, por ejemplo, que la soya disminuye los síntomas de la menopausia, ayuda a combatir el cáncer de mama por el bloqueo del estrógeno producido por las isoflavonas, ayuda a combatir el cáncer de próstata en el hombre, reduce la pérdida de materia ósea en madres lactantes y en gestación y que, incluso, combate el cáncer de colon.

¿Cuánta soya recomiendan consumir los expertos?
Se puede seguir la recomendación de la FDA (organismo norteamericano para el control de alimentos y medicamentos), que señaló -basándose en los estudios realizados a esta planta y sus componentes- que “25 gramos de proteína de soya al día pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares”.

Estudios recientes posteriores a la declaración de salud de la FDA indicarían que incluso con cantidades inferiores a 25 gramos ya se estarían obteniendo los beneficios cardiovasculares aportados por la soya.

¿Dónde se produce soya?
La soya se produce en diversos países.  El principal productor es Estados Unidos con el 38% de la producción mundial.  Sin embargo, dentro de los diez principales proveedores globales de soya, cuatro son latinoamericanos.  Así, Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia representan cerca del 45% de toda la soya producida en el mundo.

Errores al hacer Deporte

Deja un comentario

Es fantástico hacer ejercicios, pero tenemos que reconocer errores que cometemos por querer hacer las cosas a lo loco, detengámonos y disfrutemos el deporte, no suframos haciéndolo.

Ejercicios032

Hay algunos errores comunes que muchos deportistas cometen, a menudo varios a la vez, que se convierten en verdaderos obstáculos para alcanzar el progreso, aquí  te detallamos cuales debes de eliminar sí quieres lograr avances superiores:

 Exceso de intensidad
El cuerpo solo puede tolerar una cierta cantidad de estrés físico y nervioso y para regenerarse por completo necesita el reposo total. Cuanto más duro entrenes, tanto más descanso será necesario para que el crecimiento pueda tener lugar y eso significa días de absoluto reposo del entrenamiento, algo imposible de conseguir entrenando seis o siete días por semana. Ten presente que mientras que la recuperación no se haya completado el cuerpo no creará ni un solo gramo de músculo.

 Entrenar con pocas series, pero dolorosas
Algunos se toman al pie de la letra la frase “no hay progreso sin dolor”, realmente son muy pocos los capacitados para sufrir el dolor en cada serie y menos aún recuperarse física y mentalmente, es mucho más productivo y agradable a la mente, además de eficaz entrenar añadiendo una mayor cantidad de series que se detengan en el punto de incomodidad. Obligarse a soportar el dolor de cada serie de ejercicio es un martirio que vaciará tus reservas y entusiasmo, cayendo en el sobre entrenamiento y aumentando el riesgo de lesión.

 Rutina monótona
El músculo crece como consecuencia de tratar de adaptarse a una situación inusual, como lo es tener que contraerse ante una carga superior a la que se está acostumbrado, sí sigues la misma rutina un mes tras otro  no te sorprendas  ante la ausencia de ganancias al perder capacidad de reacción. Todo lo que suponga un desafío no habitual generará una respuesta de adaptación que llevará implícita el aumento de la fuerza y de la hipertrofia.

 Entrenamiento instintivo
Supone que conocemos las reacciones de nuestro cuerpo ante los distintos ejercicios y sistemas y por tanto sabemos cuando algo conviene más que otra cosa. El problema es que basándose en el instinto algunos acuden al gimnasio cuando quieren y allí hacen cualquier cosa sin ningún tipo de coordinación, bloqueando el crecimiento pues está demostrado que sin una periodicidad y constancia no se le obtiene.

Alimentación deficiente
Sí el cuerpo carece de los nutrientes necesarios para la restitución de los elementos empleados en el desgaste físico, la recuperación se retrasará y se aplazará la construcción muscular. La alimentación juega un papel primordial. Debe seguirse una dieta que incluya los carbohidratos, vitaminas, minerales y grasas saludables, seleccionando los alimentos que los contengan.

ALOE VERA o SÁBILA bendición de la Naturaleza

2 comentarios

Todos tenemos que conocer y apreciar este alimento que realmente es una bendición de la naturaleza, no pierdan la oportunidad de conocerla e incluirla en nuestra aliemntación diaria, no se olviden de hacer sus comentarios.

También conocida como sábila, el aloe vera es una planta perenne con más de doscientas variedades. La más común de todas ellas es el Aloe barbadensis que, a su vez, tiene tres tipos: miller, humilis y mitriformis.
Sus gruesas y alargadas hojas pueden alcanzar los 50 cm de largo y los 7 cm de grosor, confiriéndole un peculiar aspecto que la ha hecho frecuente en jardines y macetas como planta decorativa. No obstante, si por algo se ha hecho popular el aloe vera es por sus numerosas aplicaciones medicinales (cicatrizante, antiinflamatorio, laxante…) y sus posibilidades de uso en tratamientos y productos de belleza (antienvejecimientio, regenerador celular…).

Dónde encontrar aloe vera
Originariamente el aloe vera se cultivaba en África, Madagascar y en ciertos lugares de Asia. Hoy en día podemos encontrarla en zonas en las que habitualmente hay un clima cálido y seco (de hecho se cultiva mucho en las Islas Canarias), puesto que esta planta no necesita demasiada agua y tampoco resiste temperaturas inferiores a 10ºC.
Precisamente, su alta resistencia es lo que permite que pueda cultivarse en cualquier hogar sin necesidad de realizar cuidados especiales, salvo ubicarla en un lugar bastante soleado y protegerla del frío en invierno.

Composición del aloe vera
El aloe vera está presente en numerosos productos destinados tanto para la salud como para la belleza. Esto se debe a su composición, rica en resinas protectoras, vitaminas, aminoácidos, proteínas, polisacáridos, enzimas, minerales y otros oligoelementos como el germanio, altamente beneficioso para la salud.
Dentro de su compleja composición encontramos:

  • Vitaminas como, por ejemplo, la provitamina A (betacaroteno), la vitamina C (ácido ascórbico), la vitamina B2 (riboflavina) o el ácido fólico.
  • Minerales (calcio, magnesio, hierro o potasio).
  • Aminoácidos esenciales y no esenciales (ácido glutamínico, leucina, ácido aspártico, tirosina o histidina, entre otros).
  • Monosacáridos y polisacáridos como la celulosa, la glucosa, el glucamanano o la fructosa.
  • Antraquinonas, principalmente aloína (ácido crisofánico). Este componente es precisamente el que permite que actúen los demás agentes puesto que facilita su penetración.
  • Otras sustancias como oxidasa, lignina o saponinas.

Propiedades del aloe vera
Son muchas las propiedades beneficiosas de la sábila y, por consiguiente, sus aplicaciones terapéuticas tanto internas como externas, de ahí que esté presente en numerosos productos medicinales y de belleza como, por ejemplo, cremas o geles corporales.
El principal motivo por el que el aloe vera es tan utilizado es porque es capaz de regular el pH de la piel debido a su capacidad para penetrar en la dermis, epidermis e hipodermis. Esto permite que las bacterias que obstruyen los poros sean expulsadas y que además ayude, con ello, a la eliminación de las células muertas.
También evita y previene las arrugas, puede emplearse como filtro solar, reduce las estrías de la piel y tiene un alto poder tonificante.
La sábila previene y se utiliza en el tratamiento de enfermedades tales como la psoriasis, la dermatitis de contacto, la caspa o el exceso de grasa en el cuero cabelludo.
Posee un efecto balsámico, por lo que ayuda a calmar las rojeces e irritaciones de la piel, de hecho, su uso es altamente recomendable para picaduras de insectos, heridas superficiales, quemaduras o, incluso, para casos de acné juvenil en los que reduce de manera notable la infección de los poros.
A pesar de sus múltiples efectos positivos no podemos olvidar que todos ellos varían de unas personas a otras y que sus resultados positivos dependen en gran medida de la calidad del producto en cuestión o de la planta que se haya utilizado para la elaboración del mismo.
De todas las propiedades que posee la sábila o aloe vera, las más destacadas son:

  • Antibiótico.
  • Cicatrizante.
  • Analgésico.
  • Coagulante.
  • Hipocolesterémico.
  • Depurador.
  • Antiséptico.
  • Hipoglucemiante.
  • Antiulceroso.
  • Tónico.
  • Reconstituyente.
  • Antiinflamatorio.
  • Regenerador celular.
  • Antienvejecimiento.