Los Germinados y nuestra Alimentación

Deja un comentario

Los germinados son brotes de cereales, legumbres, verduras y hortalizas, que germinan en condiciones particulares y su consumo constituye un excelente alimento.
Son muchas las semillas que se usan para los alimentos germinados: alfalfa, garbanzos, lentejas, soya verde, trigo, girasol, calabaza, sésamo, arroz, avena…

Importancia de los brotes y germinados

  • Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales y aminoácidos, y en proteínas de alto valor biológico.
  • Los germinados favorecen el metabolismo y regeneran la flora intestinal.
  • Ayudan a depurar el organismo.
  • Ayudan a retardar los procesos de envejecimiento.
  • Fortalecen el sistema inmunológico. 
  • Son antioxidantes. 
  • Contrarrestan los efectos del estrés.
  • Mejoran la digestión.
  • Previenen y combaten el estreñimiento. 
  • Buenos para el sistema nervioso.
  • Ayudan abajar el colesterol de la sangre. 
  • Combaten la anemia. 

La mejor forma de comerlos es crudos.

¿Cómo hacer germinados?
Se hará un ejemplo de germinado de trigo. La base es la misma para los demás germinados.

  1. Lave el trigo y sumérjalo en un recipiente con agua por 24 horas.
  2. Después de dicho tiempo, pase en agua limpia. Saque el trigo del agua póngalo en un plato hondo sin agua, tape con un lienzo húmedo delgado, doblado en cuatro.
  3. Cada día se pasará por agua el trigo para humedecerlo, escúrralo y ya escurrido, vuelva a ponerlo en el plato y tape con el lienzo húmedo y limpio.
  4. Cuando se le vea brotar un puntito blanco, significa que empieza a germinar.
  5. Según el clima el trigo puede germinar de uno a tres días. Algunos germinados pueden tardar hasta 6 días en estar listos.
  6. Una vez que salgan hojitas verdes, exponga un rato al sol.
  7. Posteriormente el germinado estará listo.

Conociendo al Cáncer

Deja un comentario

Tenemos que conocer al enemigo silencioso para defendernos, espero que este post los ayude en este camino. Un abrazo.

Alimentacion032La célula cancerosa es anaeróbica, es decir, que no puede sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno.  Existe un tratamiento con oxígeno, pero particularmente, en casa, es importante respirar a fondo y bien en un ambiente exterior sin polución.  También hacer ejercicio si se puede.
Los tejidos cancerosos son ácidos.  Los tejidos sanos son alcalinos. De donde la ventaja de una dieta vegetariana.
Es importante tomar antioxidantes: MAK, Vitamina C y E, coenzima Q10, selenium, germinación orgánica.
Purificación de toxinas por hipertermia (sauna, elevación de la fiebre, etc.).  La célula cancerosa muere a temperaturas alrededor de los 40º y 41º.
Las enzimas disuelven la capa de proteína de la célula cancerosa haciéndola vulnerable al ataque de los glóbulos blancos.  Las enzimas más importantes son la tripsina y la quimotripsina.  Comer demasiadas proteínas y alimentos refinados como azúcar blanca, harina blanca, arroz blanco, etc. vacía el organismo de las enzimas pancreáticas, abriendo camino al cáncer.  De donde el interés de los alimentos integrales.

 Vitaminas para luchar contra el cáncer:

  • La vitamina B17 mata las células cancerosas sin dañar las células sanas.  Se encuentra en: la semillas de albaricoque, manzana, cereza, nectarina, ciruela, melocotón, endrina; almendras amargas, grano de lino, cebada, garbanzo, lentejas, maíz.  Sin embargo, sin el suficiente zinc en el organismo, la vitamina B17 no funciona.
  • Los resultados son también mejores si se toma con nutrientes como la vitamina C, las otras vitaminas B, vitamina A, manganeso, magnesio y selenium.
  • Los médicos que recetan la vitamina B17 en general, lo utilizan como parte de un programa total consistiendo en una dieta, vitaminas, minerales, enzimas y ácidos grasos esenciales.  Los alimentos de SOJA no son siempre aconsejables porque tienen el efecto de inhibir la capacidad de absorción del organismo de ciertos minerales incluyendo el calcio, magnesio, cobre, hierro y zinc.
  • Los nombres alternativos de la vitamina B17 son: amygdalin y laetril.
  • La vitamina F es la Omega-3 ácido graso.  Se encuentra en: granos de lino, semillas de sésamo, semillas de girasol, semillas de calabaza, germen de trigo, germen de maíz, nueces, pescado azul.
  • La vitamina C estimula la formación de los linfocitos (hasta 10 g diarios, pueden triplicarlos).
  • La vitaminas E (antioxidante), A + D (para el metabolismo del calcio).
  • Los minerales que ayudan incluyen el yodo para la función tiroidea, selenium (antioxidante) 12- coenzima Q10 (antioxidante, estimula el sistema inmunológico, fortalece el corazón, lo protege de los efectos tóxicos de la quimio, equilibra la tensión arterial, ayuda a prevenir los efectos secundarios de la quimioterapia.  Una buena fuente de CoQ10 es el aceite de sésamo, de germen de trigo, de maíz; cereales integrales, semilla de soja, tofú, cacahuetes, semillas de sésamo. . .). (Dr. Brodie “Programa Intensivo de Suplementos).

 Cardo mariano:
La utilización tradicional del fruto de cardo mariano se debe a su contenido en un principio activo llamado silimarina y que ha demostrado ser muy útil en los trastornos hepáticos.  La silimarina ejerce una acción directa sobre las células del hígado, regenerándolas y combatiendo la sustancias hepatotóxicas (alcohol, tóxicos alimentarios, etc.) por lo que se revela como un excelente hepatoprotector.
Previene la destrucción del hígado y estimula la regeneración de las células dañadas del hígado.  También se utiliza en caso de insuficiencia hepática o cálculos biliares.
La necesidad de comer alimentos ricos en todas las vitaminas y minerales – sobre todo ricos en vitamina B17 – y la necesidad de reducir daños y estrés prolongados al organismo, es lo más importante que debe saber el paciente.