Y si no Desayuno…

Deja un comentario

Desayunar rompe el ayuno de 12 horas y recarga al cuerpo de la energía necesaria para el correcto funcionamiento de todo el organismo.

¿Qué efectos perjudiciales tiene el no desayunar?

  • Contrario a lo que se cree que no desayunar ayuda a bajar de peso, nada más lejos de la realidad. No desayunar predispone con más facilidad a engordar.
  • No desayunar causa falta de concentración. La gente que no ingiere nada al levantarse comete más errores en su trabajo.
  • No desayunar causa decaimiento.
  • No desayunar causa mal humor. 
  • No desayunar repercute en un mejor rendimiento físico e intelectual. 
  • No desayunar puede ocasionar gastritis.
  • No desayunar causa pérdida de tono muscular.
  • Otro de los problemas que trae el no desayunar es hacer que el metabolismo disminuya y se haga lento.

Por todo lo anterior, sin lugar a dudas es mejor desayunar por el bien de nuestra salud, de nuestro trabajo y nuestro rendimiento intelectual. 

¿Cuál es el desayuno ideal?

Para ser nutricionalmente equilibrado, un desayuno debe contener de cada uno de los siguientes grupos de alimentos:

  • Hidratos de carbono (pan, cereales de desayuno, galletas): aportan la energía necesaria para empezar bien el día, además de vitaminas, minerales y fibra.
  • Lácteos (leche, yogur, queso): aportan proteínas, calcio y vitaminas.
  • Fruta (entera, jugos naturales, macedonias): fuente de minerales, vitaminas, azúcares y fibra.

Los Mitos y la Pérdida de Peso

Deja un comentario

mitosMucho se ha dicho acerca de las dietas y pérdida de peso, y este tema es que  parece que t todo  el mundo tiene una opinión. La verdad es que, aunque nos cueste aceptarlo, todos sabemos que lo mejor es consumir una dieta balanceada y actividad física si queremos tener un peso saludable. Pero la especulación de todo tipo se han repetido tantas veces que han pasado a convertirse en una creencia popular  presentamos algunos de ellos, descubrir cuáles son los mitos sobre la pérdida de peso más común.

Mito: El ejercicio es la mejor manera de bajar de peso: FALSO
Aunque el ejercicio es esencial para quemar calorías, acelerar el metabolismo y tonificar los músculos, si el entrenamiento no va acompañado de una dieta saludable, tiene muy poco efecto sobre nuestra figura.

De hecho, podemos entrenar con frecuencia, pero si comemos todo lo que esté en nuestro camino es muy fácil ver que la actividad tendrá muy modesto en comparación con lo que sería el resultado de la combinación de una alimentación saludable y el ejercicio.

Mito: Sólo caminar ayuda a bajar de peso: FALSO
Desafortunadamente alza modesta no es suficiente para perder peso. Para nuestro cuerpo a quemar calorías es necesario combinar de manera significativa a intensidades de ejercicio. También se recomienda alternar varios tipos de actividad cardiovascular, como 15 minutos en la bicicleta, 15 en la cinta y 15 en la elíptica. Si es posible incorporar ejercicios de resistencia como las pesas sentadillas o mejor.

Caminar 30 minutos al día por lo menos 3 veces a la semana, es una actividad recomendada para mantener el corazón sano, pero será de gran ayuda para perder peso.

 Mito: Los hidratos de carbono engordan: FALSO
Este es quizás el mito más extendido sobre la pérdida de peso. Los carbohidratos son necesarios para nuestro organismo, que son una de las mejores fuentes de energía que se encuentran en los alimentos. El cuerpo quema calorías mucho más fácil a partir de los hidratos de carbono que los de grasa, por lo que debe buscar más grasas que consumimos.

El pan y pasta integral o patatas al vapor son los hidratos de carbono se consideran saludables, pero cuando se mezcla con mantequilla o cocinar frito, estamos agregando grasa lo que hace que los alimentos no tan saludables. La manera como la comes es la verdadera clave.

Mito: La mayor cantidad de grasa que comemos más grasa se acumulan: VERDAD
Aunque no siempre es la grasa que se acumula se refleja en una figura regordeta, es cierto que si usted come una gran cantidad de grasa en la comida en su cuerpo almacenará más. El exceso de peso en la mayoría de los casos se debe a que consumen más calorías de las que quema, muchos de ellos procedentes de la grasa.

Por no hablar de que los lípidos también se acumulan en nuestro cuerpo en forma de celulitis, y se reflejan en las condiciones de salud tales como los triglicéridos altos, problemas de hígado graso o del corazón, por lo que mantenerlos a raya y los consuma con moderación es clave para mantenerse saludable.

Mito: Comer poca ayuda a bajar de peso: FALSO
La creencia de que matarte de hambre nos ayudará a adelgazar y se ha descartado por todos los expertos. Si nuestro cuerpo recibe menos nutrientes, como modo de defensa inicia un “estado de emergencia” mediante el almacenamiento de grasa y el metabolismo lento para conseguir toda la comida que reciben y así proteger nuestros órganos.

Por lo tanto, quemar calorías es mucho más difícil. La clave para perder peso es comer sano, cinco veces al día: desayuno, tentempié a media mañana, almuerzo, media tarde, merienda y cena ligera, en un todo equilibrado y saludable. Así que trabajar constantemente ayudando a nuestro metabolismo para bajar de peso de manera segura.

Mito: Un estilo de vida saludable ayuda a perder peso: VERDAD
Un porcentaje significativo de personas con sobrepeso saber exactamente cuáles son los hábitos que le han llevado a ganar esos kilos de más. La mayoría de nosotros sabemos cuáles son los alimentos  buenos para nuestra salud y qué no. La clave para una vida sana y vernos bien con una figura saludable, se encuentra claramente en una vida saludable.

Coma una dieta balanceada y saludable, limitar el consumo de alimentos fritos, carnes procesadas, azúcares y grasas y hacer ejercicio con frecuencia es la mejor manera de obtener y mantener la salud y la figura.

El síndrome del comedor nocturno

Deja un comentario

ComidaNocturnaSe llama Síndrome del comedor nocturno (Night eating syndrome: NES) a un trastorno de la alimentación que consiste en desarrollar un patrón de conducta en el cual se come una gran cantidad de calorías luego de la cena. En algunos casos, como resultado de un deseo incontrolable de comer, similar a una adicción, las personas llegan a ingerir hasta el 50% de todas las calorías del día en las horas que siguen a la cena.
En 1955, Dr. Albert Stunkard describió por primera vez los síntomas que componen el síndrome. Según Wikipedia, entre las personas que sufren NES es posible reconocer que:

  • Omiten el desayuno, y pasan varias horas después de despertarse antes de comer su primera comida.
  • Consumen al menos el 25% de sus calorías después de la cena.
  • Tienen atracones nocturnos de última hora. Casi siempre consisten en consumir hidratos de carbono. Sin embargo, las comidas se distribuyen en varias horas, lo cual lo diferencia de un típico exceso como se evidencia en otros trastornos de la alimentación. Los episodios en el caso de NES se pueden repetir durante toda la noche, con muchas visitas separadas a la heladera o la alacena.
  • Sufren de depresión o ansiedad , a menudo en relación con sus hábitos alimenticios.
  • En general, tienen problemas para dormir
  • Es probable que en muchos casos estas personas sean sonámbulas.

 Millones de personas
El síndrome no fue observado aún en el comportamiento alimenticio de niños ni de adolescentes, pero afecta aproximadamente al 1,5% de la población adulta, según datos publicados en BBC. En una entrevista con ese medio, el Dr. Stunkard -actualmente profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pensilvania- interpretó que el síndrome puede ser una forma de automedicación para poder dormir:

Creo que las personas que sufren NES están comiendo como una forma de automedicación, porque su alimentación por lo general es muy alta en hidratos de carbono, y los hidratos de carbono tienden a aumentar la serotonina en el cerebro, que finalmente estimula el sueño.

 Comer después de la cena produce sobrepeso. El Dr. Stunkard detectó que aunque las personas que sufren NES por lo general no comen hasta al hartazgo como los bulímicos, sí suelen consumir un promedio de 500 calorías más que una persona normal. En el mismo sentido identificó que casi el 10% de sus pacientes obesos sufrían del síndrome. La combinación de stress y falta de sueño impulsa a los enfermos de NES a levantarse tres o cuatro veces por noche y comer “snacks”, preferiblemente carbohidratos, como tortas, papas fritas, o galletitas.

9 nutrientes para la Dieta de nuestros Niños

Deja un comentario

No debemos olvidarnos de los niños y siempre preocuparnos por su alimentación ellos nos lo agradecerán cuando sean mayores y así hacer una cadena y que ellos enseñen a sus hijos a comer sano.

NutricionLa nutrición es fundamental para que los niños crezcan sanos y fuertes: durante los primeros años de vida, el conocido ‘eres lo que comes’ se convierte casi en una máxima con la que organizar desde el desayuno hasta la merienda, pasando por el menú del colegio, pero… ¿sabes exactamente cuáles son los nutrientes esenciales que los niños deben consumir a diario? Te los resumo.

PROTEÍNAS
Las proteínas desempeñan un papel fundamental en el crecimiento, hasta el punto de ser indispensables para los niños: ayudan a fabricar nuevas células, protegen el sistema inmune con un arsenal de defensa naturales y les dan energía para enfrentarse al día a día en el colegio con una sonrisa. Las encontrarás a montones en la carne roja o de pollo, los huevos, el pescado blanco, los lácteos, las nueces, las lentejas o el jamón serrano.

HIDRATOS DE CARBONO
Otro de los pilares de la alimentación infantil son los carbohidratos, ya que son la principal fuente de energía del cuerpo humano, y han de consumirse de en abundancia, especialmente entre los niños. Eso sí: hay que saber escogerlos bien, reduciendo los hidratos malos’ (como los azúcares, presentes, por ejemplo, en los dulces), y apostando por los que provienen de alimentos ricos en fibra. Son buenas opciones, por ejemplo, el pan, los cereales (especialmente los que llevan azúcares naturales no añadidos), el arroz, la pasta o las patatas. 

GRASAS
Descartando las saturadas o las temidas trans, no todas las grasas son dañinas para el organismo: es más, muchas se consideran una excelente fuente de salud, como el aceite de oliva, el pescado azul (especialmente el salmón, el bonito o el atún), la leche entera o los frutos secos.

CALCIO
¿Quién no ha oído miles de veces eso de que ‘hay que beber leche para tener unos dientes y huesos fuertes’? La leche es la principal fuente de calcio en los niños, un nutriente fundamental en su menú diario mientras están creciendo. Lo encontrarás a raudales en casi todos los productos lácteos, como el queso, el yogur, la leche condensada o el helado (¡cuidado con los azúcares!), además de en algunas verduras y legumbres (como las espinacas, el brócoli, las lentejas o los garbanzos), la yema del huevo, la leche de soja, y, por partida doble, en la leche enriquecida con calcio.

HIERRO
El hierro es especialmente importante para la sangre, encargada de transportar oxigeno desde los pulmones hasta el resto de células del cuerpo. Para tener una sangre ‘rica en hierro’ es fundamental incluir en la dieta de los ‘peques’ carnes rojas o de pollo, hígado (fácilmente sustituible por paté), frutos secos, espinacas, chocolate, garbanzos, lentejas y guisantes, así como los cereales para el desayuno ricos en hierro.

ÁCIDO FÓLICO
A pesar de su rimbombante nombre, el ácido fólico no es nada más (y nada menos) que un tipo de vitamina B, fundamental en la alimentación de las mamás embarazadas y los niños, y responsable del tránsito de glóbulos rojos en nuestra sangre. Es fácil de encontrar en las lentejas y los garbanzos, así como en las verduras de hojas verdes.

FIBRA
Controlar el ir al baño o no, no siempre depende de la habilidad del pequeño: estimular la actividad intestinal en los niños es importante para que adquieran una regularidad que se extienda hasta su vida adulta. Algunos tipos de fibra, además, sirven para controlar los niveles de colesterol y azúcar. Encontrarás cantidad de fibra en los cereales integrales (como la cebada, la avena o el arroz integral), las frutas, las legumbres y prácticamente todas las hortalizas y verduras. ¡Que no les falte verde en el plato!

VITAMINA A
Otro ladrillo fundamental para los cimientos de unos buenos dientes es la vitamina A, que, además, ayuda a mantener la piel y los huesos sanos y fuertes, y es fundamental para tener una vista de lince. La encontrarás a montones en las zanahorias, la calabaza, el calabacín, el melocotón o el albaricoque. Truco: cuanto más intenso sea el color de la fruta, mayor será el contenido de betacaroteno.

VITAMINA C
Fundamental para que se produzcan las reacciones metabólicas básicas del cuerpo humano, la vitamina C ayuda a reforzar el sistema inmune (de ahí el clásico zumo de naranja cuando están resfriados), así como al desarrollo de dientes y encías, huesos o a la cicatrización de heridas. Encontraras montones de vitamina C en los cítricos, como las naranjas, limones, kiwis y mandarinas, así como en las fresas, tomates, espinacas o la coliflor.

Frutos Secos – Beneficios

Deja un comentario

Los frutos secos son una bendición tenemos que acostumbrarnos a que siempre estén en nuestra dieta diaria y muy importante acostumbrar a nuestros niños a comer frutos secos.

Alimentacion033

Los beneficios que nos proporcionan los frutos secos son bien conocidos ya desde la antigüedad y forman parte de nuestra dieta desde hace más de 10.000 años. Existe una gran variedad de ellos, cada uno con sus propias cualidades, por lo que no es difícil encontrar uno que sea de nuestro gusto e incluirlo en nuestra dieta habitual.

Entre sus propiedades podemos mencionar:

  • Contienen vitamina E, el más poderoso antioxidante natural, por lo que ayudan a prevenir el envejecimiento y ciertas enfermedades de tipo canceroso. También son ricos en vitamina B, así como en minerales como hierro, zinc, cobre, fósforo y selenio, lo que los convierte en una buena fuente de proteína vegetal que puede ser utilizada por vegetarianos como sustituto de la carne.
  • Nos aportan ácidos grasos omega 3 y omega 6, sobre todo el ácido oleico y linoleico, que nos ayudan a controlar el colesterol, mejorar la presión sanguínea y, con ello, prevenir las enfermedades cardiovasculares. Estudios han reflejado que tomándolos regularmente en la dieta reducen el colesterol en un 10%. Estos ácidos grasos también previenen la formación de cálculos en el riñón.
  • También tienen un alto contenido en calcio, por lo que pueden ser un sustitutivo de la leche en aquellas personas que sufren intolerancia o alergia a la lactosa. Este se halla sobre todo en las almendras y avellanas.
  • Su alto contenido energético y en minerales los hace también beneficiosos para el buen funcionamiento del cerebro, por lo que pueden ayudar a mejorar la concentración y la memoria.
  • Tienen un alto contenido en hidratos de carbono, lo que los convierte en alimentos calóricos, pero no producen aumento de peso si los tomamos en cantidades moderadas en cantidades moderadas. Basta con disminuir la ingesta de otros tipos de hidratos menos saludables.

 Son alimentos saludables y muy cardiosaludables, que pueden ser incluidos dentro de una dieta sana y equilibrada, siempre y cuando su consumo sea moderado y nunca exagerado, debido principalmente al contenido calórico de la mayoría de estos frutos secos.

Desde un punto de vista nutricional, para disfrutar de sus beneficios nutricionales sin que su alto contenido calórico suponga un problema para nuestro peso, lo recomendable es comer cada día 25 gramos de frutos secos, ni más ni menos.