La Navidad y el Ejercicio

Deja un comentario

navidad-ejercicios2Lo recomendable es hacer ejercicio mínimo durante 30 minutos al día, por lo menos cuatro veces por semana.

Los especialistas recomiendan tener actividad física para contrarrestar los excesos en la ingesta de alimentos y bebidas, durante la temporada navideña.

El experto en Nutrición y Cultura Física en el Centro de Seguridad Social (CSS) del Instituto en Guadalajara, indicó que lo recomendable es hacer ejercicio mínimo durante 30 minutos al día, por lo menos cuatro veces por semana.

Indicó que el ejercicio contribuirá a eliminar la ganancia de calorías que se consumen con los antojos navideños y a eliminar toxinas y grasas, mediante el sudor y la orina, es necesario además ingerir mínimo dos litros de agua natural al día.

Exhortó a vigilar la ingesta de calorías que en esta temporada suelen ascender a más de dos mil al día, debido en gran parte, al consumo de productos dulces.

 Pidió moderar el consumo de carbohidratos y azúcares, además de evitar consumir alcohol, que además de provocar daños en la salud, contribuye de manera importante al sobrepeso.

 Otra recomendación es incrementar el consumo de frutas y verduras, primordialmente de vegetales verdes y frutasnavidad-ejercicios1 cítricas como mandarinas y naranjas, entre otras, que además previenen enfermedades.

 Indicó que lo ideal es ingerir porciones pequeñas de comida, en caso de acudir a posadas, incluso durante la cena navideña, lo mejor sería desayunar y comer ligero, para compensar las calorías que se consumirán en la noche.

Mencionó que aunque algunas personas suelen tener su cena navideña a medianoche, se recomienda cenar más temprano, con la finalidad de contribuir a una mejor digestión de los alimentos.

Los expertos advierten que de no vigilar el consumo de calorías, al finalizar las festividades navideñas, podría haber una ganancia de peso de hasta ocho o 10 kilos, lo más saludable es disfrutar de los antojos de la temporada, con moderación.

A partir del mes de enero, cuando concluyen las fiestas de fin de año, es importante no recurrir a dietas extremas, ni abusar en la práctica del ejercicio.

Para reducir los kilos de más, dijo el experto, se debe optar por modificar hábitos alimenticios y tener una dieta balanceada, además de realizar ejercicio diariamente, sin excederse.

8 Tips para una buena Alimentación

Deja un comentario

alimentacion_saludableUna alimentación correcta debe estar equilibrada en cuanto a lo que se consume y lo que se gasta. Los problemas de obesidad vienen de la mano del consumismo y del sedentarismo, o sea del desequilibrio doble generado de consumir más y gastar menos energía de la recomendable. Atendiendo a estos siguientes grupos de alimentos podemos mejorar nuestra forma de alimentarnos.

Carbohidratos:
Los carbohidratos o hidratos de carbono son absolutamente necesarios, son los que proveen de energía para todos los procesos vitales, desde la respiración celular hasta moverse. Aunque se esté haciendo una dieta muy estricta siempre se debe consumir algo de hidratos de carbono, pero una buena opción es elegir carbohidratos más complejos que requieren de mayor energía para degradarse.
Los polisacáridos como los del arroz y otros granos son mejores que los disacáridos y monosacáridos como los del azúcar, glucosa, etc. Una buena opción son los granos integrales como por ejemplo el arroz integral que posee una cobertura que enlentece la absorción de los glúcidos siendo esto mejor para el páncreas, entre otras cosas.

Lácteos y derivados:
El mejor lácteo es el yogur (es más digestivo por lo tanto provoca menos problemas gástricos) debido a que la lactosa se ha oxidado a ácido láctico. Además, la población de baterías presentes en el yogur suele ser beneficiosa para el normal funcionamiento intestinal. Prefiera un yogur sin azúcar añadido y descremado.

Carnes y legumbres:
Carnes blancas como mínimo 2 veces a la semana y carnes rojas, máximo 2 veces a la semana. Es un buen comienzo para comenzar a sentirse mejor. El exceso de carnes rojas consumidas en ausencia de celulosa (fibra) provoca un enlentecimiento de la digestión y termina complicando el funcionamiento del colon.

Aceites y grasas:
Evite todo tipo de grasa, grasa animal y, sobre todo margarina. También restrinja la manteca y elija varios tipos de aceite que aporten diferentes ácidos grasos insaturados como los de la serie omega. Siempre que sea posible vaya cambiando el origen del aceite vegetal, girasol, maní, maíz, soja, oliva, canola y mezclas de ellos.

Frutas y verduras:
Acostúmbrese a consumir verduras, en sopas y verduras crudas. Un buen criterio para estar bien alimentado es atender que se consuman frutas y verduras de todos los colores posibles, mientras más colores mejor.

Actividad física:
No es necesario ir al gimnasio, basta con subir por la escalera o ir caminando a hacer mandados. Un poco de actividad física cada día le hará sentirse mucho mejor.

Agua:
2 litros de agua por día es necesario, es requisito para estar bien. De ahí, no viene mal tomar más agua, hasta 3 litros. El agua es sumamente necesaria para el funcionamiento gastrointestinal y renal, en realidad, es necesario para todos los procesos metabólicos.

Horarios de alimentación:
No comer a deshora pero tampoco pasar sin comer durante muchas horas. Es necesario que se ingiera algún tipo de alimento, cada 2 o 3 horas y en porciones razonables. Al levantarse, a media mañana, al mediodía y dos ingestas más antes de la cena.

 8 pasos sencillos de llevar a cabo y tener una mejor calidad de vida. Nunca se deben subestimar las señales de nuestro organismo. Siempre, la naturaleza es sabia.

9 nutrientes para la Dieta de nuestros Niños

Deja un comentario

No debemos olvidarnos de los niños y siempre preocuparnos por su alimentación ellos nos lo agradecerán cuando sean mayores y así hacer una cadena y que ellos enseñen a sus hijos a comer sano.

NutricionLa nutrición es fundamental para que los niños crezcan sanos y fuertes: durante los primeros años de vida, el conocido ‘eres lo que comes’ se convierte casi en una máxima con la que organizar desde el desayuno hasta la merienda, pasando por el menú del colegio, pero… ¿sabes exactamente cuáles son los nutrientes esenciales que los niños deben consumir a diario? Te los resumo.

PROTEÍNAS
Las proteínas desempeñan un papel fundamental en el crecimiento, hasta el punto de ser indispensables para los niños: ayudan a fabricar nuevas células, protegen el sistema inmune con un arsenal de defensa naturales y les dan energía para enfrentarse al día a día en el colegio con una sonrisa. Las encontrarás a montones en la carne roja o de pollo, los huevos, el pescado blanco, los lácteos, las nueces, las lentejas o el jamón serrano.

HIDRATOS DE CARBONO
Otro de los pilares de la alimentación infantil son los carbohidratos, ya que son la principal fuente de energía del cuerpo humano, y han de consumirse de en abundancia, especialmente entre los niños. Eso sí: hay que saber escogerlos bien, reduciendo los hidratos malos’ (como los azúcares, presentes, por ejemplo, en los dulces), y apostando por los que provienen de alimentos ricos en fibra. Son buenas opciones, por ejemplo, el pan, los cereales (especialmente los que llevan azúcares naturales no añadidos), el arroz, la pasta o las patatas. 

GRASAS
Descartando las saturadas o las temidas trans, no todas las grasas son dañinas para el organismo: es más, muchas se consideran una excelente fuente de salud, como el aceite de oliva, el pescado azul (especialmente el salmón, el bonito o el atún), la leche entera o los frutos secos.

CALCIO
¿Quién no ha oído miles de veces eso de que ‘hay que beber leche para tener unos dientes y huesos fuertes’? La leche es la principal fuente de calcio en los niños, un nutriente fundamental en su menú diario mientras están creciendo. Lo encontrarás a raudales en casi todos los productos lácteos, como el queso, el yogur, la leche condensada o el helado (¡cuidado con los azúcares!), además de en algunas verduras y legumbres (como las espinacas, el brócoli, las lentejas o los garbanzos), la yema del huevo, la leche de soja, y, por partida doble, en la leche enriquecida con calcio.

HIERRO
El hierro es especialmente importante para la sangre, encargada de transportar oxigeno desde los pulmones hasta el resto de células del cuerpo. Para tener una sangre ‘rica en hierro’ es fundamental incluir en la dieta de los ‘peques’ carnes rojas o de pollo, hígado (fácilmente sustituible por paté), frutos secos, espinacas, chocolate, garbanzos, lentejas y guisantes, así como los cereales para el desayuno ricos en hierro.

ÁCIDO FÓLICO
A pesar de su rimbombante nombre, el ácido fólico no es nada más (y nada menos) que un tipo de vitamina B, fundamental en la alimentación de las mamás embarazadas y los niños, y responsable del tránsito de glóbulos rojos en nuestra sangre. Es fácil de encontrar en las lentejas y los garbanzos, así como en las verduras de hojas verdes.

FIBRA
Controlar el ir al baño o no, no siempre depende de la habilidad del pequeño: estimular la actividad intestinal en los niños es importante para que adquieran una regularidad que se extienda hasta su vida adulta. Algunos tipos de fibra, además, sirven para controlar los niveles de colesterol y azúcar. Encontrarás cantidad de fibra en los cereales integrales (como la cebada, la avena o el arroz integral), las frutas, las legumbres y prácticamente todas las hortalizas y verduras. ¡Que no les falte verde en el plato!

VITAMINA A
Otro ladrillo fundamental para los cimientos de unos buenos dientes es la vitamina A, que, además, ayuda a mantener la piel y los huesos sanos y fuertes, y es fundamental para tener una vista de lince. La encontrarás a montones en las zanahorias, la calabaza, el calabacín, el melocotón o el albaricoque. Truco: cuanto más intenso sea el color de la fruta, mayor será el contenido de betacaroteno.

VITAMINA C
Fundamental para que se produzcan las reacciones metabólicas básicas del cuerpo humano, la vitamina C ayuda a reforzar el sistema inmune (de ahí el clásico zumo de naranja cuando están resfriados), así como al desarrollo de dientes y encías, huesos o a la cicatrización de heridas. Encontraras montones de vitamina C en los cítricos, como las naranjas, limones, kiwis y mandarinas, así como en las fresas, tomates, espinacas o la coliflor.

La Berenjena y sus Propiedades

Deja un comentario

Estimados amigos disulpen la demora en publicar post, pero aqui estoy, les recomiendo el tema esta muy bueno La Berenjena, estoy seguro que muchos ya la conocen.

Rica en agua, con un contenido moderado de fibra, minerales y vitaminas, y bajo aporte calórico, la berenejena es un alimento muy versátil e ideal para aquellas personas que deban vigilar su peso. Conoce más sobre esta hortaliza.
La berenjena es un fruto sensible al frío y, por ello, su época de mayor producción es el verano, aunque se puede encontrar todo el año. Al igual que el tomate, el pimiento y la patata pertenece a la familia de las solanaceas que se caracterizan por contener una sustancia tóxica, denominada solanina y que es producida como defensa de las plantas frente a sus depredadores.

SABOR DELICADO
Una de sus características más positivas es que tiene un sabor muy suave y delicado. Esto le convierte en una hortaliza muy versátil en diferentes recetas, puesto que se presenta ideal como guarnición para carnes, pescados y huevos tanto rebozada, asada o en revuelto, así como es un ingrediente interesante de cremas de verdura junto a otros vegetales y es perfecta rellena de carne o pescado y verduras, cubierta con bechamel, con queso o salsa de tomate, etc. De hecho, muchas familias se sorprenden una vez que la prueban y la incorporan a su menú familiar.
También resulta muy agradable tomada rebozada o frita, pero, debido a su peculiar textura, absorbe mucho aceite y otras grasas, lo que hace que no sea recomendable para aquellas personas que deben vigilar su peso. Además, una pieza mediana tiene solamente 25 calorías. Por este motivo, no puede faltar en una dieta hipocalórica.
A nivel nutricional no es una hortaliza que destaque especialmente por ser una fuente especial de ningún nutriente. Sin embargo, como todas las hortalizas, tiene un contenido muy elevado de agua (92 por ciento) y, además, un contenido moderado de fibra, vitaminas y minerales, especialmente el manganeso, muy importante para que las células puedan aprovechar la energía y realizar sus funciones.
Otro de los minerales con importante presencia es el potasio, imprescindible para una correcta transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, así como para el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

¿CONTRA EL COLESTEROL?
A lo largo de los último años, se ha hablado de su potencial para reducir el colesterol y prevenir la arterioesclerosis. Si bien en animales se han visto mayores efectos reductores del colesterol en sangre, existe pocos ensayos controlados en seres humanos y los resultados son contradictorios. Asimismo, diversos estudios en los que se ha sometido a varios pacientes con el colesterol elevado a tomar infusiones de berenjena o bien el jugo de extracto de berenjena (dos de las formas más utilizadas) para bajar el colesterol se ha visto que tiene un efecto modesto y transitorio en los valores de colesterol. De hecho, en una reciente revisión de estudios sobre la utilización de plantas en la reducción de colesterol sanguíneo, se consideró que no existe ninguna evidencia sólida en la ingesta de esta hortaliza como forma de bajar el colesterol.

NUNCA CRUDA
La berenjena contiene una sustancia alcaloide denominada solanina que es tóxica si se consume cruda, pero que la cocción inactiva. Si bien es cierto que la cantidad existente no es suficiente para crear una intoxicación, tampoco es agradable comerla cruda. Es más, hasta el siglo pasado se le conocía como solanum insanum, ya que se creía que la solanina producía alucinaciones. 

ELIJE BIEN LA PIEZA
Al comprar las berenjenas debemos fijarnos en las que tengan una forma alargada, que estén duras o tersas y que tengan la piel brillante. Hay que consumirlas en una semana, puesto que no es una hortaliza que se conserve mucho tiempo. Además, al prepararlas, es mejor echarles un poco de limón o vinagre para que no se pongan oscuras.

NO SOLO EN LA COCINA
Se comercializan algunos productos hechos con extractos de la piel de berenjena que es muy rica en antocianinas y otros flavonoides responsables de su color morado. Estas sustancias tienen una actividad altamente antioxidante en la prevención de enfermedades degenerativas.

 ¿SABÍAS QUE…
Al igual que los quesos o los plátanos, las berenjenas contienen unos compuestos llamados aminas que pueden provocar dolores de cabeza en algunas personas sensibles a ellas.

¿Qué es alimentación saludable?

Deja un comentario

Que les parece si definimos conceptos y así hablamos en el mismo idioma…
Y no olviden de hacer comentarios para enrriquecernos mutuamente
.

La salud y buen funcionamiento de nuestro organismo, depende de la nutrición y alimentación que tengamos durante la vida. Alimentación y Nutrición aun cuando parecieran significar lo mismo, son conceptos diferentes.
La Alimentación nos permite tomar del medio que nos rodea, los alimentos de la dieta (de la boca para fuera) y la Nutrición es el conjunto de procesos que permiten que nuestro organismo utilice los nutrientes que contienen los alimentos para realizar sus funciones (de la boca para adentro).
Los alimentos son todos los productos naturales o industrializados que consumimos para cubrir una necesidad fisiológica (hambre).
Los nutrientes son sustancias que se encuentran dentro de los alimentos y que el cuerpo necesita para realizar diferentes funciones y mantener la salud. Existen cinco tipos de nutrientes llamados: Proteínas o Prótidos, Grasas o Lípidos, Carbohidratos o Glúcidos, Vitaminas y Minerales.

 LOS NUTRIENTES

  • PROTEÍNAS
    Son los ladrillos necesarios para crecer y reparar daños en el cuerpo. Se encuentran en las carnes (de res y aves de cacería) pescado, mariscos, crustáceos, huevos, leche, quesos, embutidos (mortadela, salchichas, salchichón), granos como los  frijoles, arvejas, lentejas.
  • CARBOHIDRATOS
    Nos dan energía y calor para movernos y desarrollar todas las actividades diarias. Son de origen vegetal. Se encuentran en los cereales: maíz, trigo, arroz, sorgo y sub-productos (harinas, pastas), tubérculos o verduras: papa, apio, yuca, batata o camote; plátano; azúcar (blanca o rubia), miel y chancaca, granos de todos los colores, arvejas, lentejas, garbanzos, frijoles.
  • GRASAS
    Son la fuente más concentrada de energía para nuestro cuerpo y cerebro. Participan en diferentes funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo y de algunas vitaminas y hormonas. Son fuente de calorías para los niños, pero los adultos deben consumirla con moderación. Se encuentran en las carnes rojas, piel del pollo, leche, mantequilla y queso, aceites vegetales (de girasol, maíz, ajonjolí, algodón), margarina, aguacate o palta, aceitunas, algunas semillas como el maní, castaña, pistacho, almendras, nuez.
  • VITAMINAS
    Ellas son las vitaminas A, D, E, K, C, complejo B y el ácido Fólico.
    Cumplen funciones esenciales para el organismo. Ayudan en el proceso de transformación de energía y favorecen el sistema de defensa del cuerpo contra las enfermedades. Se encuentran en casi todos los alimentos en especial en las frutas, hortalizas y alimentos de origen animal.
  • MINERALES
    Entre los principales minerales se encuentran: calcio, hierro, yodo y el zinc. Ellos participan en diversas funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo (Ej.: el calcio forma y mantiene los huesos y dientes; el hierro forma parte de la sangre). Los minerales intervienen en el crecimiento, reproducción del ser humano, la función muscular, entre otros. Se encuentran principalmente en los alimentos de origen animal.
  • FIBRA
    La fibra ayuda a expulsar las heces con facilidad, previene el cáncer de colon y reduce el colesterol en la sangre. Se encuentra en los alimentos de origen vegetal como hortalizas (zanahoria, tomates, lechugas, pepino), frutas (melón, sandia, naranja, manzana), granos (arvejas, lentejas, frijoles), verduras (yuca, apio, batata o camote) y cereales integrales.

¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS ALIMENTOS?

Los alimentos se clasifican en tres grandes grupos básicos, según la función que cumplen los nutrientes que contienen:

GRUPO

ALIMENTOS QUE LO CONFORMAN

Alimentos Reparadores
Contienen en mayor cantidad proteínas.

La leche, carnes (de res y aves de cacería), huevos, pescado, embutidos, queso, yogurt.

Alimentos Reguladores
Contienen en mayor cantidad vitaminas y minerales.

Las frutas (melón, sandia, naranja, manzana) y las hortalizas (lechuga, zanahoria, repollo, tomate).

Alimentos Energéticos
Contienen en mayor cantidad carbohidratos y grasas.

Los cereales (maíz, arroz, trigo, sorgo), granos (arvejas, frijoles, lentejas), tubérculos (también llamadas verduras como batata o camote, papa, yuca), plátano, aceites, margarina, mantequilla, mayonesa.