Beneficios de las Sentadillas

Deja un comentario

Conseguir un cuerpo perfecto no se basa simplemente en realizar sentadillas, pero incluir las sentadillas en tu rutina de gimnasio te va a ayudar a ellos. Conoce los beneficios de realizar sentadillas y empieza a descubrir los cambios en tu cuerpo.

Ayuda a fortalecer los músculos
No solo los músculos que conforman las piernas. El movimiento y ejecución de las sentadillas facilita el fortalecimiento del resto de músculos del cuerpo.

La realización de sentadillas de forma correcta puede desencadenar en la liberación de testosterona y hormona del crecimiento. De este modo el crecimiento muscular y el aumento de masa corporal serán más efectivo.

Mejora la realización de actividades cotidianas
Las sentadillas son un ejercicio funcional. Este tipo de ejercicios, al no disponer de máquinas son más efectivos y se pueden poner en práctica en más situaciones del día a día.

Al hacer sentadillas, más allá de los músculos que se desarrollan, trabajas la movilidad  y el equilibrio.

Pérdida de peso
Bien hechas y a cierta intensidad, las sentadillas son unos de los métodos más eficientes para la pérdida de peso. Añadirlas a tu rutina de entrenamiento puede ayudarte a perder hasta 500 calorías diarias.

Reduce el riesgo de lesión
Muchas de las lesiones que se dan en el deporte vienen derivadas por músculos estabilizadores poco fortalecidos. Introducir las sentadillas, además de fortalecer estos músculos, mejora la flexibilidad y el equilibrio para prevenir este tipo de lesiones.

Previene de enfermedades
El correcto desarrollo y fortalecimiento de los músculos mediante las sentadillas favorece que el organismo regule con mayor facilidad la glucosa y el metabolismo de los lípidos. Además, la sentadillas pueden ayudar a prevenir la obesidad, la diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Mejora la postura de tu cuerpo
Al trabajar fundamentalmente las piernas y los abdominales con las sentadillas, tu cuerpo fortalecerá la zona media del organismo, facilitando así el equilibrio y la correcta postura de la espalda. De este modo reducirás el riesgo de sufrir lesiones de espalda.

Favorece la salud ósea
Con las sentadillas no solo se trabaja el fortalecimiento y desarrollo de músculos y articulaciones. Realizar este ejercicio también ayuda a que la densidad de los huesos sea mejor, favoreciendo así el fortalecimiento de estos. De este modo, con las sentadillas propicias que tus huesos se mantengan en perfectas condiciones.

Estevia y los Diabéticos

Deja un comentario

Estevia un regalo de la naturaleza para nosotros, es hora de aprovecharla y disfrutar de sus bondades para nuestra salud.

steviaLa estevia es una planta saludable a todas luces. De todas las propiedades medicinales que pueden enumerarse de la estevia destacan los efectos que tiene para la calidad de vida de los diabéticos. Buena parte de los afectados por esta enfermedad (se calcula que más de 135 millones en todo el mundo) podrían beneficiarse de las propiedades reguladoras de los niveles de azúcar en sangre que aporta la ingesta de las hojas tiernas de la estevia. Algunos estudios médicos constatan que el principio activo de la planta induce a las células beta del páncreas a producir por ellas mismas importantes cantidades de insulina, lo que contribuye a reducir la glucosa en sangre, que es la causa de la diabetes mellitus 2.

Un potente edulcorante natural

Que la estevia sea un planta saludable radica, como hemos comentado, en que sus hojas poseen una sustancia denominada esteviósido, lo que las hace que sean de 10 a 30 veces más dulces que el azúcar. El sabor dulce se debe a los glicósidos de esteviol, principalmente al esteviósido y al rebaudiósido A. Está constituida por una mezcla de por lo menos ocho glucósidos diterpénicos (el glucósido es una molécula obtenida por condensación entre dos monosacáridos, mientras que un terpeno es un lípido derivado del hidrocarburo isopreno, que purificado es entre 100 hasta 300 veces más dulce que la sacarosa y que por sus características físico-químicas y toxicológicas permite su inclusión en la dieta humana para ser utilizada como un edulcorante dietético natural, sin efectos colaterales).

Una planta de 1 metro de altura produce entorno a unos 70 gramos de material seco utilizable, de los cuales 25 g corresponden a hojas. El esteviósido es un “polvo blanco cristalino, inodoro, no higroscópico, no fermentable, de sabor dulce aún en soluciones muy diluidas, muy soluble en agua”. Sin embargo, tiene como principal obstáculo para su comercialización lo que se denomina un retrogusto, que para ser eliminado requiere procesos de laboratorio costosos. Sin embargo, la ingesta de las hojas tiernas es mucho más económica e igual de saludable y con más propiedades medicinales que los extractos purificados.

La Quinua como Alternativa

Deja un comentario

La quinua como opción para aliviar  y mejorar nuestra calidad de vida, analicemos la ficha de información nutricional que le parece, muy buena.

quinua1La Quinua (Chenopodium quinoa Willd) es un “pseudo cereal” perteneciente a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Es un cultivo típico de los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y del Perú además de los Estados Unidos, siendo Bolivia el primer productor mundial seguido del Perú y de los Estados Unidos. Se le denomina “pseudo cereal” porque no pertenece a la familia de las gramíneas en que están los cereales “tradicionales”, pero debido a su alto contenido de almidón su aprovechamiento y utilización es como la de un cereal. 

Las plantas de Quinua crecen desde el nivel del mar de las costas de Perú hasta los 4000 msnm en los Andes, aunque su altura más común se ubica en los altiplanos y valles andinos de Perú y Bolivia a partir de los 2500 msnm.

Información nutricional Quinua

Proteinas (gr)                         13.50
Grasa (gr)                                   4.8
Hidratos Carbono (gr)        70.9
Tiamina B1 (mgr)                     0.24
Riboflavina B2 (mgr)              0.23
Niacina (mgr)                             1.4
Vitamina C (mgr)                      8.5
Calcio (mgr)                            100
Hierro (mgr)                               9.21
Fosforo                                      448
Calorias Kcal                          370

Usos medicinales Quinua

Disminuye los dolores de cabeza
La quinua es una buena fuente del magnesio, un mineral que ayuda a la relajación de los vasos sanguíneos, previniendo la constricción, característico de las jaquecas. La quinua es también una buena fuente de la riboflavina, que es necesaria para la producción energética apropiada dentro de las células. La riboflavina (también llamada vitamina B2) ha demostrado reducir la frecuencia de ataques de dolor en víctimas de jaqueca, ya que mejora el metabolismo energético dentro de las células del cerebro y del músculo.

Salud cardiovascular
Como se dijo anteriormente el magnesio ayuda a la relajación de los vasos sanguíneos. Las bajas ingestas dietéticas de este mineral se asocian a índices crecientes de hipertensión, enfermedad cardiaca isquemia y arritmias del corazón, este grano antiguo puede ofrecer otra manera de proporcionar salud cardiovascular y prevenir la aterosclerosis. Presenta ventajas significativas para las mujeres posmenopáusicas. Comiendo una porción de granos enteros, por lo menos 6 veces por semana es una buena idea para las mujeres post menopáusicas con tensión arterial alta, colesterol elevado u otros factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular (CVD).

Protección antioxidante
Fuente de manganeso y de cobre, dos minerales que sirven como cofactores para la enzima superoxido dismutasa. Esta enzima protege contra el daño oxidativo producido durante la producción energética a otras células, tales como glóbulos rojos.

Prevención de cálculos biliares
Comer alimentos ricos en fibra insoluble, tal como quínoa, ayuda a evitar la formación de cálculos biliares.

Disminuye el riesgo de Diabetes Tipo 2
La quínoa y otros granos enteros disminuyen substancialmente el riesgo de diabetes tipo 2. Son fuente rica del magnesio, un mineral que actúa como cofactor para más de 300 enzimas, incluyendo las enzimas implicadas en el la secreción de la glucosa y de la insulina. Este tipo de granos ofrece ventajas especiales al promover el control del azúcar en sangre.

No contiene alérgenos
No contiene proteínas formadoras de gluten, la harina de la quinua se puede utilizar para hacer pastas. Constituye una opción ideal para las personas celíacas, con síndrome de intestino irritable o que padezcan otras afecciones o alergias intestinales.

El Sueño

Deja un comentario

Con este Post deseo explicar la complejidad del Sueño y su influencia en nuestra vida cotidiana, espero sus comentarios y que el articulo sea de mucha ayuda.

Alimento

¿Qué función tiene el sueño?
El sueño es esencial para la vida y es la base de numerosas funciones fisiológicas y psicológicas, como la reparación de los tejidos, el crecimiento, la consolidación de la memoria y el aprendizaje. Aunque no todas las personas adultas necesitan el mismo número de horas de sueño, los expertos consideran que dormir menos de 7 horas por noche de forma continuada puede tener consecuencias negativas para el organismo y el cerebro.

El sueño y el metabolismo
Al examinar la relación existente entre el sueño y el metabolismo, es difícil determinar si ciertas circunstancias metabólicas conducen al sueño, o si es la calidad y duración del mismo lo que impulsa el metabolismo. Por ejemplo, los períodos más prolongados de sueño profundo se observan en personas físicamente activas y en aquéllas con una glándula tiroides hiperactiva; ambos casos están asociados con metabolismos más rápidos. Por el contrario, las personas con una glándula tiroides hipoactiva y, como consecuencia, un metabolismo más lento, suelen disfrutar de menos horas de sueño profundo.
Inversamente, la privación de sueño está relacionada con diversos cambios adversos de la actividad metabólica: aumentan los niveles de cortisol (una hormona implicada en la respuesta al estrés) en sangre, la respuesta inmune se ve afectada, disminuye la capacidad del organismo de procesar glucosa y el control del apetito se altera. Este tipo de cambios, pueden observarse en personas cuyo patrón de sueño está trastornado debido, por ejemplo, al cuidado de un bebé o a una enfermedad. El resultado final es que el funcionamiento normal del cuerpo se ve perturbado por la falta de sueño, y esto se repercute en ciertas consecuencias metabólicas.

¿Influye la falta de sueño en la salud?
Los estudios epidemiológicos y de laboratorio realizados indican que la falta de sueño puede desempeñar un papel en el aumento de la prevalencia de la diabetes y la obesidad. La relación entre la restricción del sueño, la ganancia de peso y el riesgo de padecer diabetes podría derivar de alteraciones en el metabolismo de la glucosa, un aumento del apetito y una disminución del gasto energético.

El sueño y el metabolismo de la glucosa
Los períodos reducidos de sueño están asociados con una menor tolerancia a la glucosa y una mayor concentración de cortisol en sangre. La tolerancia a la glucosa es un término que describe el modo en que el organismo controla la disponibilidad de la glucosa presente en la sangre para los tejidos y el cerebro. En períodos de ayuno, el elevado nivel de glucosa y de insulina de la sangre indica que la administración de glucosa realizada por el cuerpo es inadecuada. Existen pruebas que demuestran que la baja tolerancia a la glucosa es un factor de riesgo para la diabetes de tipo 2. Los estudios sugieren que la restricción de sueño a largo plazo (menos de 6,5 horas por noche) puede reducir la tolerancia a la glucosa en un 40%.

Aumento del apetito
En un estudio realizado en grandes poblaciones se ha observado una relación entre una corta duración habitual del sueño y el aumento del índice de masa corporal (IMC). Una duración reducida del sueño se asoció a cambios en las hormonas que controlan el hambre; por ejemplo, los niveles de leptina (reductora del apetito) eran bajos, mientras que los niveles de grelina (estimulante del apetito) eran altos. Los efectos se observaron cuando la duración del sueño era inferior a 8 horas. Esta constatación sugiere que la privación de sueño es un factor de riesgo de padecer obesidad. En un estudio controlado realizado en una población masculina y sana, se descubrió que una media de 4 horas de sueño se asociaba a un deseo significativamente mayor de alimentos calóricos con un contenido elevado de carbohidratos (alimentos dulces, salados y ricos en fécula). Los sujetos también manifestaron tener más hambre.

Hay también que tener en cuenta que cuantas menos horas se duerme, más tiempo hay para comer y beber. Existen estudios que demuestran que éste es un factor que contribuye a los aspectos obesogénicos de la reducción del número de horas de sueño.

Menor gasto de energía
En el otro extremo de la ecuación energética, las personas con falta de sueño tienen menor probabilidad de ser físicamente activas, lo que deriva en un menor gasto de energía.
Si al aumento del apetito y el deseo de comer, se une la reducción de la actividad, se hace evidente el importante papel que el sueño puede jugar en la gestión del peso corporal.

El círculo vicioso de los trastornos del sueño y la obesidad
La apnea del sueño es un trastorno que afecta aproximadamente al 24% de los hombres y al 9% de las mujeres. Se caracteriza por la interrupción momentánea de la respiración durante el sueño, lo que ocasiona un sueño de peor calidad y fatiga durante el día. Existe una estrecha relación entre este problema y la obesidad. Varios estudios han comprobado que las personas con apnea del sueño presentan patrones anormales de sueño que pueden acentuar los trastornos metabólicos asociados con la privación de sueño como, por ejemplo, el aumento del hambre. Es decir, que la apnea del sueño causada por la obesidad podría a su vez influir en el apetito y el gasto energético, favoreciendo la obesidad.

ALOE VERA o SÁBILA bendición de la Naturaleza

2 comentarios

Todos tenemos que conocer y apreciar este alimento que realmente es una bendición de la naturaleza, no pierdan la oportunidad de conocerla e incluirla en nuestra aliemntación diaria, no se olviden de hacer sus comentarios.

También conocida como sábila, el aloe vera es una planta perenne con más de doscientas variedades. La más común de todas ellas es el Aloe barbadensis que, a su vez, tiene tres tipos: miller, humilis y mitriformis.
Sus gruesas y alargadas hojas pueden alcanzar los 50 cm de largo y los 7 cm de grosor, confiriéndole un peculiar aspecto que la ha hecho frecuente en jardines y macetas como planta decorativa. No obstante, si por algo se ha hecho popular el aloe vera es por sus numerosas aplicaciones medicinales (cicatrizante, antiinflamatorio, laxante…) y sus posibilidades de uso en tratamientos y productos de belleza (antienvejecimientio, regenerador celular…).

Dónde encontrar aloe vera
Originariamente el aloe vera se cultivaba en África, Madagascar y en ciertos lugares de Asia. Hoy en día podemos encontrarla en zonas en las que habitualmente hay un clima cálido y seco (de hecho se cultiva mucho en las Islas Canarias), puesto que esta planta no necesita demasiada agua y tampoco resiste temperaturas inferiores a 10ºC.
Precisamente, su alta resistencia es lo que permite que pueda cultivarse en cualquier hogar sin necesidad de realizar cuidados especiales, salvo ubicarla en un lugar bastante soleado y protegerla del frío en invierno.

Composición del aloe vera
El aloe vera está presente en numerosos productos destinados tanto para la salud como para la belleza. Esto se debe a su composición, rica en resinas protectoras, vitaminas, aminoácidos, proteínas, polisacáridos, enzimas, minerales y otros oligoelementos como el germanio, altamente beneficioso para la salud.
Dentro de su compleja composición encontramos:

  • Vitaminas como, por ejemplo, la provitamina A (betacaroteno), la vitamina C (ácido ascórbico), la vitamina B2 (riboflavina) o el ácido fólico.
  • Minerales (calcio, magnesio, hierro o potasio).
  • Aminoácidos esenciales y no esenciales (ácido glutamínico, leucina, ácido aspártico, tirosina o histidina, entre otros).
  • Monosacáridos y polisacáridos como la celulosa, la glucosa, el glucamanano o la fructosa.
  • Antraquinonas, principalmente aloína (ácido crisofánico). Este componente es precisamente el que permite que actúen los demás agentes puesto que facilita su penetración.
  • Otras sustancias como oxidasa, lignina o saponinas.

Propiedades del aloe vera
Son muchas las propiedades beneficiosas de la sábila y, por consiguiente, sus aplicaciones terapéuticas tanto internas como externas, de ahí que esté presente en numerosos productos medicinales y de belleza como, por ejemplo, cremas o geles corporales.
El principal motivo por el que el aloe vera es tan utilizado es porque es capaz de regular el pH de la piel debido a su capacidad para penetrar en la dermis, epidermis e hipodermis. Esto permite que las bacterias que obstruyen los poros sean expulsadas y que además ayude, con ello, a la eliminación de las células muertas.
También evita y previene las arrugas, puede emplearse como filtro solar, reduce las estrías de la piel y tiene un alto poder tonificante.
La sábila previene y se utiliza en el tratamiento de enfermedades tales como la psoriasis, la dermatitis de contacto, la caspa o el exceso de grasa en el cuero cabelludo.
Posee un efecto balsámico, por lo que ayuda a calmar las rojeces e irritaciones de la piel, de hecho, su uso es altamente recomendable para picaduras de insectos, heridas superficiales, quemaduras o, incluso, para casos de acné juvenil en los que reduce de manera notable la infección de los poros.
A pesar de sus múltiples efectos positivos no podemos olvidar que todos ellos varían de unas personas a otras y que sus resultados positivos dependen en gran medida de la calidad del producto en cuestión o de la planta que se haya utilizado para la elaboración del mismo.
De todas las propiedades que posee la sábila o aloe vera, las más destacadas son:

  • Antibiótico.
  • Cicatrizante.
  • Analgésico.
  • Coagulante.
  • Hipocolesterémico.
  • Depurador.
  • Antiséptico.
  • Hipoglucemiante.
  • Antiulceroso.
  • Tónico.
  • Reconstituyente.
  • Antiinflamatorio.
  • Regenerador celular.
  • Antienvejecimiento.

La Obesidad Infantil

Deja un comentario

En este post les presento un problemas a nivel mundial que preocupa la Obesidad Infantil, la alimentación de nuestros niños es de preocupación de todos, y todos debemos de aportar y ayudar a que esto no continúe…
Y no se olviden de hacer comentarios para enriquecernos mutuamente. Gracias     

 

Un estudio realizado recientemente indica que los niños y adolescentes obesos registran entre un 30% y un 40% más de riesgo de sufrir accidente cerebrovascular o una enfermedad cardiovascular en el futuro que los niños que mantienen un peso normal.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que los niños los niños obesos y con sobrepeso suelen seguir siéndolo en la edad adulta y “tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”. Un estudio reciente arroja también resultados sobre los efectos que tiene el sobrepeso y la obesidad en el futuro de estos niños.
Realizado por investigadores de la Universidad de Oxford, ha encontrado que los niños y adolescentes obesos presentan más factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (presión arterial elevada, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre y engrosamiento del músculo cardiaco) que aquellos niños que tiene un peso normal. El objetivo del estudio publicado en British Medical Journal era describir la asociación entre el índice de masa corporal, el sexo, y los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en los niños en edad escolar de países altamente desarrollados. Para ello analizaron los resultados de 63 estudios (realizados a partir de 1990 y publicados entre 2000 y 2011) en los que participaron 49.220 niños sanos de edades comprendidas entre los cinco y 15 años de edad. Estos estudios midieron el peso, la arterial alta, el colesterol y los niveles de glucosa en sangre.
En comparación con niños de peso normal, los niños obesos tenían significativamente mayor presión arterial y niveles de colesterol. En los niños con sobrepeso también había aumento de la presión arterial, pero en menor medida que los niños obesos. Los niveles de insulina en ayunas y la resistencia a la insulina (marcadores de riesgo de la diabetes) fueron significativamente mayores en los niños obesos, pero no en los niños con sobrepeso. Los niños obesos también tuvieron un aumento significativo de la masa del ventrículo izquierdo (un engrosamiento del músculo del corazón, marcador de enfermedad cardiaca) en comparación con niños de peso normal.
Los autores advierten que, si estos factores de riesgo continúan en la edad adulta, los niños obesos ya podrían tener un 30-40% más de riesgo de padecer un accidente cerebro vascular y enfermedad cardiaca en el futuro que aquellos niños que tienen un peso normal.

 ¿Qué puedes hacer por ellos?
En España el 19% de los niños tiene sobrepeso, el 9% obesidad, y el 18% de los niños y el 22% de las niñas son sedentarios (según datos de la Encuesta Nacional de Salud). Sin prevención corremos el riesgo de que nuestros hijos sean parte de estas negativas cifras y de las consecuencias que acarrea estos problemas en su salud. Así que debemos educar y dar para conseguir cambiar los malos. Las medidas para parar el aumento de la obesidad infantil son muy sencillas, solo falta determinación para conseguir llevarlas a cabo y convertirlas en una práctica habitual:

  • Llevar una alimentación equilibrada libre de grasas saturadas. Evitar el consumo de bollería industrial, cada vez más consumida por los más pequeños es una buena medida para evitar estas grasas. Lo correcto: una dieta rica en verduras, frutas, cereales, lácteos, pescado y hortalizas.

En este vídeo te damos algunos consejos sobre nutrición infantil:

Evitar el sedentarismo. Los niños deben ejercitarse a diario, a través de la práctica de deportes, caminando, realizando juegos que les permitan moverse, correr, saltar, etc. Así que hay que restringir las horas que pasan viendo televisión.