Los Germinados y nuestra Alimentación

Deja un comentario

Los germinados son brotes de cereales, legumbres, verduras y hortalizas, que germinan en condiciones particulares y su consumo constituye un excelente alimento.
Son muchas las semillas que se usan para los alimentos germinados: alfalfa, garbanzos, lentejas, soya verde, trigo, girasol, calabaza, sésamo, arroz, avena…

Importancia de los brotes y germinados

  • Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales y aminoácidos, y en proteínas de alto valor biológico.
  • Los germinados favorecen el metabolismo y regeneran la flora intestinal.
  • Ayudan a depurar el organismo.
  • Ayudan a retardar los procesos de envejecimiento.
  • Fortalecen el sistema inmunológico. 
  • Son antioxidantes. 
  • Contrarrestan los efectos del estrés.
  • Mejoran la digestión.
  • Previenen y combaten el estreñimiento. 
  • Buenos para el sistema nervioso.
  • Ayudan abajar el colesterol de la sangre. 
  • Combaten la anemia. 

La mejor forma de comerlos es crudos.

¿Cómo hacer germinados?
Se hará un ejemplo de germinado de trigo. La base es la misma para los demás germinados.

  1. Lave el trigo y sumérjalo en un recipiente con agua por 24 horas.
  2. Después de dicho tiempo, pase en agua limpia. Saque el trigo del agua póngalo en un plato hondo sin agua, tape con un lienzo húmedo delgado, doblado en cuatro.
  3. Cada día se pasará por agua el trigo para humedecerlo, escúrralo y ya escurrido, vuelva a ponerlo en el plato y tape con el lienzo húmedo y limpio.
  4. Cuando se le vea brotar un puntito blanco, significa que empieza a germinar.
  5. Según el clima el trigo puede germinar de uno a tres días. Algunos germinados pueden tardar hasta 6 días en estar listos.
  6. Una vez que salgan hojitas verdes, exponga un rato al sol.
  7. Posteriormente el germinado estará listo.

Drenaje Linfático – 2da. Parte

Deja un comentario

drenaje-linfaticoLos beneficios del drenaje linfático son numerosos y, como hemos detallado en los apartados anteriores, este tipo de tratamiento favorece tanto la salud como la belleza. El drenaje linfático tiene como principal objetivo contribuir a que el organismo pueda protegerse mejor y a que elimine de una manera más efectiva los desechos que origina de forma natural.

 No obstante, los efectos del drenaje linfático son más completos, según explica el Instituto Superior de Medicinas Tradicionales de Barcelona. Además del propio trabajo drenante, que también consigue una vasoconstricción de los capilares sanguíneos, los movimientos que se producen durante el tratamiento tienen también un efecto sedante, por lo que es ideal para las personas que sufren estrés o ansiedad e, incluso, para aquellas que atraviesan procesos agudos de dolor. Precisamente ese trabajo que se realiza en todo el cuerpo hace que se produzca una relajación muscular, lo que consigue un reequilibrio de toda la masa muscular y un aumento de la movilidad intestinal.

 Los beneficios del drenaje linfático para la belleza han provocado que el campo de la estética haya sido uno de los que más ha desarrollado esta técnica, ya que sus efectos mejoran la imagen de los pacientes y ayudan a incrementar los efectos de otro tipo de tratamientos estéticos asociados. En este sentido, una liposucción va, casi siempre, asociada a un tratamiento de drenaje linfático, que ayudará a eliminar la grasa sobrante tras la cirugía.

 Uno de los objetivos principales para los que se usa el drenaje linfático es para la lucha contra la celulitis, la piel de naranja y los depósitos grasos, aunque también es muy interesante su empleo para aquellas personas que sufren pesadez de piernas, hinchazón en las extremidades inferiores (en verano por el aumento de las temperaturas, por el embarazo, por retención de líquidos asociada a ciertas enfermedades, etcétera).

Otras indicaciones estéticas son la atenuación tanto de las arrugas como de las bolsas debajo de los ojos, así como para realizar una limpieza de las capas más profundas de la piel. Como terapia antiestrés, también tiene sus adeptos.

La Navidad y el Estrés

Deja un comentario

estres-navidenoSE ACERCA LA NAVIDAD: ESTA ÉPOCA NOS TRAE MUCHAS COSAS POSITIVAS PERO TAMBIÉN REPRESENTA A MENUDO UNA CITA CON EL ESTRÉS: COMPRAS EN TIENDAS ATESTADAS DE GENTE, PRISAS, FRÍO, RUIDO, COMIDAS EXCESIVAS, PRECIOS DESORBITADOS…

 Te proponemos algunas soluciones:

 Practica un ejercicio físico moderado: las disciplinas como Yoga, Tai Chi o Pilates nos calman, y nos ponen en forma con un esfuerzo moderado. Además estiran el cuerpo, permiten una mejor circulación de la sangre, eliminan y previenen los dolores de espalda y nos hacen sentir bien.

 Planifica tu tiempo: Dedica unos minutos a organizarte repartiendo las actividades y asignándoles un horario que puedas cumplir con normalidad. Ten cuidado: solemos ser excesivamente optimistas y pensar que podemos hacer muchas cosas en poco tiempo, y al final nos estresamos al ver que se acaba el día y nos quedan varias cosas por hacer. Y sobre todo: no dejes las cosas para última hora, luego, con prisas, todo cuesta y estresa más.

 ¡Ah!, y no olvides cuidarte tú: dedica todos los días un tiempo para relajarte: haz un paréntesis para respirar profundamente y contactar con tu propio interior, esto te ayudará a llevar mejor estas fechas. Y si lo deseas, regálate un buen masaje para recuperar todo el bienestar que te mereces. El masaje con aromaterapia te recargará de energía y bienestar, el placer que provoca en los sentidos hará que te recuperes de todo el estrés. Si tienes tensiones en el cuello y la espalda, un masaje descontracturante te las aliviará al momento. El drenaje linfático te ayudará a eliminar toxinas y líquidos excesivos y adelgazarás. Si tienes los pies destrozados con tantas compras, prueba un masaje de pies, y si has comido demasiado, la reflexología podal ayudará a tu aparato digestivo además de actuar sobre cualquier dolencia o malestar, desde dolor de cabeza hasta tensiones musculares de todo tipo, además de tener de por sí un efecto relajante y calmante.

Ejercicio antiestrés para el Trabajo

1 comentario

estres-y-ansiedad¿Sientes estrés en el trabajo? Te proponemos un ejercicio antiestrés sencillo para evitar reducir el estrés y la ansiedad en el trabajo. Es muy fácil de seguir, y eficaz.

La ansiedad en el trabajo tiende a ser un trastorno común que, cada día, afecta a un buen número de personas, lo que unido a la situación actual de crisis económica ha llevado a que las consultas de psicólogos se llenen de personas estresadas y ansiosas, que sienten nerviosismo en el trabajo.

A la hora de controlar la ansiedad, y superarla, es fundamental preguntarnos ante qué situaciones sentimos ansiedad, ante qué circunstancias aparece y qué podemos hacer para reducirla (esto es, si creemos que contamos con las técnicas suficientes para poder controlarla y solucionarla).

Suele ser habitual que esa ansiedad aparezca porque no podemos controlar lo que los demás piensen sobre nosotros, sobretodo en el trabajo, en donde es común las riñas y envidias. En este sentido debemos siempre tener en cuenta que lo mejor es aceptar nuestro trabajo y nuestros compañeros tal y como son, no obsesionándonos con que si éstos nos aprueban o no.

Si la ansiedad aparece de vez en cuando pero no se trata de un trastorno que podríamos considerar como crónico, existen determinados ejercicios antiestrés que pueden resultar de utilidad para practicar en el trabajo. Toma buena nota, ya que son bien sencillos de seguir.

 Ejercicio relajante para el trabajo
Si sientes que la ansiedad va a hacer acto de aparición un buen ejercicio es colocar tu dedo índice contra el lado de la nariz izquierdo y tomar aire profundamente por el lado derecho.

Luego, puedes alternar de lado y repetirla durante algunos minutos. Te ayudará a centrar la atención en la respiración y no en la sensación de ansiedad.

El Estrés Crónico

Deja un comentario

AngerEl estrés es de hecho un mecanismo de defensa que el cuerpo emplea para poder librarse o reaccionar y salir de una situación aguda que puede poner en peligro nuestra vida misma.  Por ejemplo, cruzar la pista sin ver que viene un auto y esquivarlo para que no me atropelle.  Este tipo de estrés es bueno porque me permite mantenerme vivo, el cuerpo humano realiza gracias a este mecanismo una serie de cambios fisiológicos en el cuerpo para adaptarse, uno de estos cambios es un aumento del flujo sanguíneo mediado por el corazón, el cual late más rápido, en ese momento nuestra presión arterial aumenta al igual que nuestra respiración, nuestras pupilas se dilatan y nuestra glándula suprarrenal secreta una sustancia que se denomina cortisol, además de catecolaminas (principalmente adrenalina y noradrenalina) la cual es una de las hormonas del estrés.  El cortisol nos mantiene en un estado de alerta mayor y las catecolaminas hacen su efecto a nivel de la presión arterial aumentándolas; los músculos del cuerpo se llenan de glucosa listos para tener una chispa de energía por si necesita un movimiento brusco o de supervivencia.

Todo esto ocurre en fracciones de segundos y estos cambios nos permiten desarrollar nuestro máximo para salir del problema o situación aguda.

A veces hay situaciones de la vida cotidiana que el ser humano las puede tomar como amenazantes, es allí donde nuevamente se desata este mecanismo de respuesta o defensa y todo el proceso ocurre nuevamente, a pesar que no es una amenaza visible como un auto que pudiera atropellarnos porque viene a toda velocidad, el cuerpo lo interpreta de esa manera y se detona esta respuesta de manera permanente y crónica.  Cuando estos estímulos provenientes de diferentes fuentes sean el trabajo, la familia o problemas personales, el cuerpo se mantiene en una constante vigilia y estado de alerta, esto hace que quienes lo padecen tengan cambios en el ánimo, estén irascibles o irritables.

Además el estrés crónico condiciona cambios negativos (principalmente en sistema cardiovascular) en el cuerpo, elevando la presión arterial, aumentando el colesterol malo y el total, aumentando la producción de grasa y bajando mis defensas, haciéndome susceptible a las enfermedades oportunistas.

Uno, no puede prevenir los estímulos generadores de estrés muchas veces, pero es importante descargarse antes de retomar el día siguiente y hacerlo de forma saludable, no con la comida, ni descargándose en casa. La actividad física cardiovascular (una ligera caminata de 10 minutos a paso propio) funciona muy bien, regular nuevamente la presión arterial, baja el hambre, baja el colesterol total y malo y además regula el funcionamiento del sistema inmunológico.  Programemos un mínimo de actividad física cotidianamente. Ganemos la batalla contra el estrés, día con día.

La Memoria y la Actividad Física

Deja un comentario

Nuestro Cerebro en un musculo y lo debemos ejercitar constantemente, y el ejercicio contribuye a su buen funcionamiento, que esperas levántate del sofá y disfrutemos del aire libre y del ejercicio.

ejercicioUna de las facultades que más nos preocupa perder con el paso de los años es la memoria. Hay quienes intentan ejercitarla a través de la lectura, haciendo sudokus o jugando a la videoconsola. ¿Pero sabías que el ejercicio físico también estimula esta función cognitiva?

Un estudio liderado por investigadores del Instituto Beckman en la Universidad de Illinois (EE UU), publicado en la web de Proceedings of the National Academy of Science (PNAS), ha arrojado resultados muy interesantes. La investigación se centró en el seguimiento de personas de ambos sexos con más de 55 años, sedentarias y sin demencia, la mitad de las cuales caminó 40 minutos al día, tres veces por semana. La otra mitad, solo hizo ejercicios tonificantes.

Ambos grupos fueron sometidos a resonancia magnética, antes, durante y después de iniciarse el seguimiento. El seguimiento de los resultados de la prueba mostró que los integrantes del primer grupo habían experimentado un aumento del volumen del hipocampo (parte del sistema límbico importante para la memoria y la capacidad cognitiva) durante el primer año de entrenamiento. Por su parte, el segundo grupo sufrió una disminución de esta zona cerebral.

Además de la resonancia, se aplicaron test de memoria espacial que arrojaron cifras más positivas en el grupo de personas que realizaba más actividad física.

Más ventajas del ejercicio físico
Si estos resultados te parecen alentadores, recuerda también que la actividad física moderada es un gran aliado en otras áreas de la salud:

  • Prevención o abandono adiciones, como el tabaquismo
  • Control y reducción los niveles de estrés, ansiedad y depresión
  • Regulación de la glucemia y reducción del riesgo de padecer diabetes.
  • En los diabéticos, contribuye al mantenimiento del peso ideal y evita la aparición de posibles complicaciones
  • Disminución de los valores de tensión arterial
  • Prevención de la obesidad
  • Recuperación de pacientes con cardiopatías
  • Mejora la imagen personal y produce bienestar físico
  • Mantenimiento de la fuerza y la resistencia muscular

El cuerpo humano necesita moverse, está hecho para eso. Mantenerlo en buenas condiciones físicas a través de la práctica de ejercicio te permitirá llevar vida más plena. ¡Depende de ti!

El Estrés en el Embarazo

Deja un comentario

embarazo-y-estresSiempre se recomienda tranquilidad a las madres embarazadas, hay que evitar todo estrés en el embarazo, algo muy sencillo de decir pero difícil de llevar a la práctica en una sociedad en la que aún hoy, el peso de la casa lo sigue llevando mayormente la mujer y que además, tiene trabajo fuera de ella, a menudo en puestos de responsabilidad que generan una gran tensión.  El estrés en la mujer embarazada es algo común y debe ser controlado, ya que algunos de los problemas que puede ocasionar en el embarazo son bebés de bajo peso e incluso abortos espontáneos.

Estrés y embarazo:
Así lo indican recientes estudios, el estrés materno puede ser causa de recién nacidos de bajo peso para su edad de gestación y además, en los últimos años se ha demostrado que este estrés de las mujeres es mucho más importante durante el embarazo y que la tensión nerviosa de la madre puede relacionarse, además del bajo peso del recién nacido, con abortos espontáneos.
Está demostrado que en una madre estresada el flujo de nutrientes hacia el bebé disminuye, al alimentarse menos, ocasiona bebés de bajo peso que a su vez pueden presentar dificultades locomotrices en el futuro, es algo aritmético y que la madre debe valorar, por encima de cualquier cosa siempre ha de estar el bienestar de nuestro bebé.
Un estudio reciente con 1.000 mujeres embarazadas ha demostrado que las 55 que perdieron al bebé se sentían más estresadas, tenían niveles más altos de cortisol y más bajos de progesterona (hormona crucial para el mantenimiento de un embarazo saludable).  Según este mismo estudio, algunos bebés expuestos a un alto nivel de cortisol tienen un coeficiente intelectual más bajo al año y medio de edad.  Son más proclives a padecer ansiedad y miedos y a sufrir problemas de desarrollo neurológico como retrasos cognitivos, ansiedad o problemas de conducta como el síndrome de hiperactividad y déficit de atención.

Eso sí, ¡no te alarmes, ni te estreses por leer esto!

Las mujeres no debemos preocuparnos excesivamente por los resultados de estas investigaciones, ya que todos estos datos tan alarmantes están en relación con niveles extremos de estrés, en cualquier caso, conviene mantenerse atento a nuestro nivel de estrés y controlarlo y reducirlo en la medida de la posible.

¿Cómo controlar en estrés en el embarazo?
Cada vez es más frecuente la necesidad de una baja laboral de una embarazada sometida a estrés, con objeto de recuperar la ganancia de peso de un feto que se había estacionado en su crecimiento intrauterino.
Con un aporte nutricional adecuado, tranquilidad y reposo se consigue una mejor nutrición del feto y un mayor aporte de sangre oxigenada al territorio fetal.

Older Entries