Beneficios de las Sentadillas

Deja un comentario

Conseguir un cuerpo perfecto no se basa simplemente en realizar sentadillas, pero incluir las sentadillas en tu rutina de gimnasio te va a ayudar a ellos. Conoce los beneficios de realizar sentadillas y empieza a descubrir los cambios en tu cuerpo.

Ayuda a fortalecer los músculos
No solo los músculos que conforman las piernas. El movimiento y ejecución de las sentadillas facilita el fortalecimiento del resto de músculos del cuerpo.

La realización de sentadillas de forma correcta puede desencadenar en la liberación de testosterona y hormona del crecimiento. De este modo el crecimiento muscular y el aumento de masa corporal serán más efectivo.

Mejora la realización de actividades cotidianas
Las sentadillas son un ejercicio funcional. Este tipo de ejercicios, al no disponer de máquinas son más efectivos y se pueden poner en práctica en más situaciones del día a día.

Al hacer sentadillas, más allá de los músculos que se desarrollan, trabajas la movilidad  y el equilibrio.

Pérdida de peso
Bien hechas y a cierta intensidad, las sentadillas son unos de los métodos más eficientes para la pérdida de peso. Añadirlas a tu rutina de entrenamiento puede ayudarte a perder hasta 500 calorías diarias.

Reduce el riesgo de lesión
Muchas de las lesiones que se dan en el deporte vienen derivadas por músculos estabilizadores poco fortalecidos. Introducir las sentadillas, además de fortalecer estos músculos, mejora la flexibilidad y el equilibrio para prevenir este tipo de lesiones.

Previene de enfermedades
El correcto desarrollo y fortalecimiento de los músculos mediante las sentadillas favorece que el organismo regule con mayor facilidad la glucosa y el metabolismo de los lípidos. Además, la sentadillas pueden ayudar a prevenir la obesidad, la diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Mejora la postura de tu cuerpo
Al trabajar fundamentalmente las piernas y los abdominales con las sentadillas, tu cuerpo fortalecerá la zona media del organismo, facilitando así el equilibrio y la correcta postura de la espalda. De este modo reducirás el riesgo de sufrir lesiones de espalda.

Favorece la salud ósea
Con las sentadillas no solo se trabaja el fortalecimiento y desarrollo de músculos y articulaciones. Realizar este ejercicio también ayuda a que la densidad de los huesos sea mejor, favoreciendo así el fortalecimiento de estos. De este modo, con las sentadillas propicias que tus huesos se mantengan en perfectas condiciones.

La Obesidad en los Niños

1 comentario

La obesidad en los niños se ha vuelto una epidemia en muchos países. Por ejemplo, en las últimas décadas, la obesidad obesidad-infantilen niños entre 6 a 11 años se ha triplicado en los Estados Unidos.

¿Cuáles son las complicaciones?

Son 3: diabetes, presión alta y enfermedades al corazón. Aunque parezca extraño, ahora también lo sufren los niños obesos.

La obesidad en los niños podría ser causa de factores genéticos y hormonales, pero en la mayoría de los casos es por comer demasiado y no hacer ejercicios.

 ¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos con este problema?

7 tips para combatir el exceso de peso:

  1. Sirva pequeñas porciones (una dieta estricta podría alterar el desarrollo y salud de su niño).
  2. Comer más frutas y verduras.
  3. En vez de gaseosas o sodas, de a su niño abundante agua o leche baja en grasa. Evite dar bebidas azucaradas.
  4. Cocine al vapor, a la plancha, al horno. Evite freír las carnes.
  5. No permita que su niño se sienta frente al televisor o computadora, de lo contrario aumentará su apetito.
  6. Planifique actividades físicas, donde su niño pueda hacer más esfuerzo físico. (nadar, saltar soga, manejar bicicleta o algunos quehaceres en casa).
  7. Usted como padre, dé el ejemplo con una buena alimentación y practique ejercicios. Su niño imitara su estilo sano de vida y evitará las tentaciones.

Caminar y estar en Forma

Deja un comentario

caminarCaminar es uno de los mejores, sino el mejor ejercicio que podemos hacer. Es sano, aporta muchos beneficios y es económico.

Es necesario caminar cada día. Lo ideal sería una hora diaria de paseo, sin correr pero tampoco muy despacio. Caminar despacio cansa mucho más que hacerlo a un buen ritmo pero sin fatigarse.

Para los que viven en el campo o cerca de la playa, los paseos por el bosque o a la orilla del mar son además de beneficiosos, un regalo. Para los que vivimos en grandes ciudades es conveniente que demos paseos por zonas en las que caminar no sea un continuo salvar obstáculos: busquemos avenidas, calles con aceras anchas y si es posible un parque. Cuando más lejos de los coches mejor.

¿Qué beneficios aporta caminar?

  • Combate el sobrepeso. Reduce los depósitos de ácidos grasos y moldea la figura.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre. Cuanto más se camina, menos riesgo de padecer diabetes tipo 2 se corre.
  • Es un buen tonificante.
  • Aumenta la densidad ósea, con lo cual previene la osteoporosis.
  • Activa la circulación sanguínea y reduce la hipertensión.
  • Ayuda a hacer mejores digestiones, así como combate el estreñimiento.
  • Reduce el colesterol.
  • Favorece el sueño nocturno. Ayuda a relajarse y un poco de cansancio ayuda a dormir mejor.

¿Por qué sudamos?

Deja un comentario

sudorEl sudor responde a uno de los mecanismos de regulación de la temperatura corporal. A través de la corriente sanguínea, el interior de las glándulas sudoríparas de la piel recibe un líquido que luego es expulsado en forma de sudor. Esta humedad se evapora con el consumo de calor, lo que produce un enfriamiento del cuerpo.

Cuando el calor es muy fuerte o el ejercicio intenso, es necesario perder mucho más calor para mantener la temperatura adecuada, por eso se suda más.

En el cuerpo humano existen alrededor de tres millones de éstas glándulas. La producción de sudor varía entre los individuos y también lo hace su aparición bajo diferentes circunstancias:

  • Como respuesta de termorregulación.
  • Como respuesta al miedo o al estrés.
  • Durante el período adolescente con más frecuencia.
  • En mujeres premenopáusicas.
  • En personas obesas.
  • Tras comidas abundantes, muy especiadas o muy calientes.
  • Tras la ingestión de bebidas alcohólicas.
  • Tras tomar ácido acetilsalicílico.
  • Como respuesta a la fiebre.
  • A causa del ejercicio físico.
  • Por llevar prendas fabricadas con fibra sintética, que evita la evaporación del sudor.

 El sudor que se produce en las glándulas axilares tiene un olor desagradable. Sin embargo el sudor producido en otras partes corporales es inodoro, si no permanece durante mucho tiempo sobre la piel y la ropa.

La causa del olor son las bacterias que actúan en la transpiración, que pueden eliminarse con un baño y el cambio diario de ropa, sobre todo la ropa interior.

Tipos de  glándulas sudoríparas
Glándulas ecrinas
Se encuentran en la mayor parte de la superficie corporal, en especial en las plantas de los pies y en las palmas de las manos. Desembocan directamente en la superficie de la piel.

Glándulas apocrinas
Se desarrollan en la pubertad y se encuentran en las axilas, región púbica y región perianal. Desembocan en un folículo piloso antes de llegar a la superficie de la piel.

Articulaciones Flexibles

Deja un comentario

articulacionesLas funciones más importantes de las articulaciones son de constituir puntos de unión del esqueleto y producir movimientos mecánicos, proporcionándole elasticidad y plasticidad al cuerpo, además de ser lugares de crecimiento.

Por ello es importante darle un pequeño mantenimiento a través de ejercicios.  Aquí algunos consejos de qué ejercicios podemos hacer.

Comience con estas rutinas suaves:

El tronco: con las piernas separadas y las manos detrás de la cabeza, incline el tronco hacia un costado, vuelva a enderezarse bien derecha e inclínese hacia el otro.  Repita varias veces.

El tronco, las caderas, los muslos y los brazos: en cuclillas, apóyese sobre los brazos y estire una pierna hacia atrás.  Vuelva a plegarla, estire la otra.  Póngase de pie y luego comience nuevamente varias veces.

Las caderas: acuéstese sobre un costado con un brazo extendido debajo de la cabeza y el otro doblado hacia adelante.  Doble la pierna que está debajo y eleve la otra estirada tan alto como pueda.  Repita varias veces y haga lo mismo del otro lado.

La parte alta de la espalda: párese frente una pared con los brazos extendidos y las manos apoyadas sobre ésta.  Flexione y estire los brazos, manteniendo la espalda derecha en línea de las piernas, el abdomen contraído, las rodillas ligeramente dobladas.  Siguiendo estos ejercicios tu cuerpo comenzará a recuperar toda su flexibilidad.

El baile, como ejercicio

Deja un comentario

Este tema me encanta, pues el bailar lo llevo en la sangre y me encanta, gracias a Dios a mis esposa también, disfrutemos del baile no importa la edad. 

Baile

El baile como tal existe desde hace muchos años y de hecho cada nación o incluso región tiene algún tipo de baile propio. La evolución del ser humano va acompañada del baile que ha ido en paralelo a ésta. Hay bailes más movidos y los hay que lo son menos, pero al fin y al cabo todos implican un movimiento corporal, que es una premisa importante para conseguir un buen estado de salud.

Tanto músculos como articulaciones intervienen en las distintas coreografías que forman cada modalidad de baile, pero si hay un órgano que sale muy beneficiado, éste es el corazón, junto con los vasos sanguíneos; en definitiva, el sistema cardiovascular.

Amigo del corazón
Los grandes beneficios para la salud, en general, los proporcionan las actividades cardiovasculares (andar, correr, nadar…..) y bailar se encuentra también entre ellas. Cuando una persona baila está sometiendo a su cuerpo a un estímulo que hace que el corazón tenga que trabajar para bombear la sangre que requiere el resto del organismo para moverse. Ese estímulo activa al corazón que, al ser un músculo, necesita moverse para no atrofiarse. Según el tipo de baile, el estímulo será mayor o menor y el músculo cardíaco deberá trabajar en mayor o menor medida.

Hay que buscar, pues, aquella modalidad que se adapte mejor a las condiciones individuales ya que el baile está recomendado a cualquier edad y para ambos sexos.

El mejor baile a cada edad

  • Para las edades más tempranas el ballet o modalidades más movidas son ideales para empezar a trabajar la coordinación. En estos casos se suele empezar como un juego para acabar siguiendo una coreografía. Se busca desarrollar las cualidades motrices y también, por qué no, que se siga cierta disciplina. A medida que el cuerpo se va desarrollando el abanico se amplía muchísimo. 
  • Los jóvenes suelen decantarse por bailes con mucho ritmo y con un elevado nivel de desgaste energético y exigencia cardiovascular. Es el momento para disfrutarlo ya que el organismo está en pleno rendimiento y, además, cuanto más lo cuidemos ahora mejor estará en el futuro. Los músculos se trabajarán para ser un refuerzo perfecto para el esqueleto, además de mejorar en cuanto a flexibilidad. Los huesos, por su parte, estarán ganando en fortaleza.

En alguno de estos bailes se usan accesorios como pueden ser pesas, gomas, pelotas… Con ellos se está realizando un ejercicio aún más completo porque se estará tonificando además de seguir dándole ritmo al corazón.

Además, en el mundo tan globalizado en el que vivimos, bailes que no sabíamos ni siquiera que existían forman parte hoy de nuestra rutina (lambada, zumba…).

En el caso de los adultos las recomendaciones se centrarían bailes que no sean excesivamente exigentes para el corazón y la musculatura. De todos modos, si a edades más tempranas se ha bailado, el adulto puede seguir haciéndolo adaptándose a las características del momento. Evitar excesivos saltos o movimientos bruscos es una manera de adaptarse al baile pero hay que seguir disfrutándolo. Sentirse joven es parte de la felicidad del ser humano y si el baile lo permite, mejor que mejor. La danza del vientre o los bailes tipo “Bollywood” son algunos de lo que más triunfan entre las mujeres adultas, puede que por la sensualidad de los movimientos. 

Para los más séniors pero que conservan aún el espíritu de bailarín o bailarina también existen diversas posibilidades a su alcance. Las archiconocidos bailes de salón suelen ser las estrellas entre este colectivo. Las salas de fiestas están llenas de “reyes y reinas” en las pistas de baile. Es una actividad más que recomendable. Con ello se consigue dejar de lado el sedentarismo y “atacar” a todos aquellos factores de riesgo que ponen en “jaque” a la salud sobretodo de los más mayores.

Quien baila tiene menos posibilidades de tener elevados los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en la sangre. Conseguirá cansarse menos cuando sale a pasear o incluso a la hora de subir una cuesta. Para mujeres postmenopáusicas, es una manera de luchar contra la osteoporosis.

El Asma y el Ejercicio

Deja un comentario

Un tema que causa frustración en las personas que lo padecen, tenemos que conocer del tema y con este post quiero ayudar.

Ejercicios030

El asma no debe impedirte el ejercicio. De hecho, es beneficioso para tu pronóstico a largo plazo. Mediante el fortalecimiento y estiramiento de los pulmones además de fortalecer tu sistema inmunitario, el ejercicio puede disminuir la severidad de tus síntomas. Por otra parte, la incapacidad para hacer ejercicio es una de las señales de que tu tratamiento no es efectivo. Asegúrate de consultar a tu médico antes de comenzar un régimen de ejercicios.

¿Cuánto ejercicio es seguro?
Si bien hay algunas pautas generales, consulta a tu médico sobre el régimen de ejercicio o el deporte que vas a practicar. Él o ella pueden verse en la necesidad de restringir o modificar tu práctica de acuerdo a tus necesidades. El paciente promedio con asma se beneficiará de alrededor de 30 minutos de ejercicio al día, cuatro o cinco veces a la semana. Pero ten en cuenta que hay atletas profesionales y olímpicos con asma que entrenan tan duro como sus competidores. La mejor manera de discernir tus límites personales es consultar con tu médico y empezar poco a poco antes de aumentar regularmente la duración e intensidad de tus sesiones de ejercicio a medida que el asma te permite.

Ejercicios ideales
Los ejercicios más recomendados para los pacientes con asma son aquellos que sólo requieren pequeñas ráfagas de energía con un lapso de tiempo entre ellos. Podrían incluirse el intercambio de ráfagas cortas de cardio con el entrenamiento con pesas, o deportes como el fútbol, voleibol, béisbol, gimnasia, lucha libre o carreras de velocidad. Por el contrario, los pacientes promedio de asma tendrán dificultad para hacer ejercicio por periodos prolongados. Idealmente, deben limitar la cantidad de tiempo que pasan en la caminadora o en la escaladora y evitar deportes como las carreras de larga distancia, baloncesto, fútbol o hockey sobre césped. Muchos pacientes con asma se benefician de la natación debido a que involucra aire caliente y húmedo. Aunque se trata de directrices estándar, los pacientes con asma deben tener en cuenta que hay excepciones a toda regla y que las limitaciones son relativas. Por ejemplo, Paula Radcliffe, un récord mundial en carreras de maratón, sufre de asma inducida por ejercicio. Y Dennis Rodman, con 14 años de antigüedad en la NBA y cinco veces ganador del campeonato, fue un paciente de asma también.

Cómo controlar el asma durante el ejercicio
Si estás preparado y prestas atención a las señales de su cuerpo, es bastante fácil de controlar tu asma cuando haces ejercicio. Aquí hay algunas reglas generales a seguir: Usa tu inhalador de asma para antes del ejercicio (broncodilatador) 15 minutos antes de comenzar a hacer ejercicio. Mantén contigo tu inhalador de rescate y en un lugar de fácil acceso en todo momento. Calienta durante al menos cinco minutos antes de empezar a hacer ejercicio, caminando, estirando o cualquier otra actividad de bajo nivel. Y después de haber terminado el ejercicio, enfríate durante al menos 10 minutos para darle a tu cuerpo y pulmones tiempo para adaptarse a la transición. Se consciente de las condiciones al aire libre. Si puedes, evita ejercicios en condiciones de clima frío. Pero si es inevitable, usa una bufanda o máscara para clima frío sobre la nariz y la boca para calentar el aire antes de que llegue a tus pulmones. Además, si sufres de asma alérgico, ten en cuenta el polen y la cantidad de contaminación y evitar salir a la calle, si los niveles son altos. Escucha a tu cuerpo. No te exijas más allá de lo que crees que puedes soportar. Si tienes un ataque de asma durante el ejercicio, simplemente detente y usa el inhalador nuevamente. Una vez que respires normalmente, caliente otra vez y luego, lentamente, vuelve a hacer tus ejercicios. Sin embargo, si tu asma se intensifica una vez más, suspende el ejercicio y consulta a tu médico acerca de los niveles de ejercicios apropiados o cambios en la medicación. Si tienes un ataque de asma y el uso repetido de tu inhalador no soluciona el problema, llama a tu medico o a una ambulancia y sigue utilizando el inhalador hasta que llegue la ambulancia o tu medico.

Older Entries