La Apiterapia

Deja un comentario

Las abejas pueden ayudarte a mejorar tu salud. Además de consumir los productos que elaboran, la apiterapia consiste en inocular el veneno de sus aguijones con el objetivo de tratar diversas dolencias.

La apiterapia es una terapia natural que consiste en el empleo de los productos de las abejas –y en especial del veneno que inoculan a través de su aguijón, la apitoxina– para mejorar la salud, y aliviar el dolor y los síntomas de diversas enfermedades (hipertensión, problemas relacionados con el rtitmo cardiaco…).

A pesar de que aún faltan estudios clínicos más estructurados para comprobar todas las posibilidades que ofrece la apiterapia para los seres humanos, se trata ya de una alternativa empleada por muchas personas, e incluso en algunos países de Sudamérica está integrada dentro de su sistema nacional de salud.

Ya eran conocidos, por ejemplo, los beneficios de la miel para mitigar los molestos efectos de los catarros invernales, pero la apiterapia es mucho más que eso. Aunque también utiliza los productos derivados del trabajo de las abejas, su producto estrella es la apitoxina, el veneno que se encuentra en el aguijón de la abeja que, aplicado en dosis muy pequeñas y localizadas, puede ayudar a mejorar el bienestar de las personas, siempre y cuando no sean alérgicas a esta sustancia.

El Eucalipto

1 comentario

eucalypto_0

El eucalipto es un árbol de múltiples usos con propiedades medicinales. Normalmente se utiliza para el tratamiento de las enfermedades del aparato respiratorio.

  1. Hervir tres tazas de agua con un puñado de eucalipto por 5 minutos aproximadamente. Aspirar o inhalar los vapores cubriéndose la cabeza y principalmente los ojos como protección. Apropiado para los que sufren de rinitis, Sinusitis, catarro y otros
  2. Hervir unas hojas de eucalipto en una taza de agua, dejar enfriar un poco y tomar 2 veces al día. Es muy bueno para las personas con diabetes, ya que disminuye los niveles de azúcar en la sangre.
  3. Si tienes gripe, hierve 4 hojas de eucalipto en una taza de agua, luego tómalo con miel dos veces al día.
  4. Si sufres de “aftas bucales”, disuelve 3 gotas de aceite en 1 taza de agua y haz gárgaras, eso evitará infecciones y llagas bucales. También evita el mal aliento.

 Ten cuidado de tragar el líquido. Para algunas personas el eucalipto puede producir reacciones adversas.

Será mejor que al principio inicie con pequeñas dosis para ver si no hay ninguna reacción desfavorable.

Evitar estos tratamientos con mujeres embarazadas, niños menores de 2 años, personas con problemas hepáticos, úlceras u otros problemas digestivos.

Nunca utilice el aceite de eucalipto puro, siempre mézclelo con agua.