Caminar y estar en Forma

Deja un comentario

caminarCaminar es uno de los mejores, sino el mejor ejercicio que podemos hacer. Es sano, aporta muchos beneficios y es económico.

Es necesario caminar cada día. Lo ideal sería una hora diaria de paseo, sin correr pero tampoco muy despacio. Caminar despacio cansa mucho más que hacerlo a un buen ritmo pero sin fatigarse.

Para los que viven en el campo o cerca de la playa, los paseos por el bosque o a la orilla del mar son además de beneficiosos, un regalo. Para los que vivimos en grandes ciudades es conveniente que demos paseos por zonas en las que caminar no sea un continuo salvar obstáculos: busquemos avenidas, calles con aceras anchas y si es posible un parque. Cuando más lejos de los coches mejor.

¿Qué beneficios aporta caminar?

  • Combate el sobrepeso. Reduce los depósitos de ácidos grasos y moldea la figura.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre. Cuanto más se camina, menos riesgo de padecer diabetes tipo 2 se corre.
  • Es un buen tonificante.
  • Aumenta la densidad ósea, con lo cual previene la osteoporosis.
  • Activa la circulación sanguínea y reduce la hipertensión.
  • Ayuda a hacer mejores digestiones, así como combate el estreñimiento.
  • Reduce el colesterol.
  • Favorece el sueño nocturno. Ayuda a relajarse y un poco de cansancio ayuda a dormir mejor.

Ejercicios para la tercera edad

Deja un comentario

No podemos olvidar de las personas de la tercera edad y el ejercicios es importante para ellos, este post es un granito de arena para ayudarlos.

Ejercicios022

En forma a los 70, a los 80 y, por qué no, a los 90. La actividad física en la tercera edad también importa. Por eso, los gimnasios y otros centros adaptan  los ejercicios a las personas mayores. Desde yoga a cualquier tipo de gimnasia de mantenimiento. ¡La gimnasia no se olvida de los mayores!
Las tablas de ejercicios físicos también se adaptan a esta edad. Así, desde el calentamiento hasta los estiramientos están pensados para mover el cuerpo y estimular la circulación sanguínea sin llegar a agotar. Respecto al ejercicio aeróbico, estas son algunos de los ejercicios básicos que se suelen hacer en una clase de ejercicios en grupo para la tercera edad:

  • Caminar y avanzar hacia delante con largos pasos.
  • Andar en zig zag sin chocarse con el compañero.
  • Caminar hacia delante y hacia atrás.
  • Combinación de pasos en distintas direcciones.
  • Baile y ejercicios al ritmo de la música.

En cualquier caso, el monitor de gimnasia debe hacer la clase divertida y entretenida para no desmotivar a sus alumnos. Además, debe ser muy permisivo con el ritmo de progresión que lleve cada persona mayor. Eso sí, aquí también lo que prima es la constancia: dos o tres veces a la semana hay que hacer estos ejercicios, además de mantener una vida activa, hará que gane la salud de nuestras personas mayores.

 Beneficios de hacer Ejercicios
En la tercera edad, tanto la calidad de los huesos, como la fuerza muscular, la elasticidad, el sistema inmunológico, y la eficacia cardiorrespiratoria, si se mantiene una actividad física periódica, mejoran considerablemente.

  • El realizar ejercicios en esta etapa de la vida, mejora la memoria, reduce el riesgo de padecer depresión, ansiedad y estrés., está comprobado que el ejercicio físico disminuye el riesgo de contraer cualquier tipo de demencia, que suelen desencadenarse en la vejez, y puede reducir hasta un 40% los riesgos de la edad de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Por otro lado realizar deportes, mejora la composición corporal y con ello ayuda a mantener los niveles tanto de glucosa como de presión arterial estables, que muchas veces con el correr de los años se desestabilizan producto de una vida sedentaria y mala alimentación.
  • Con una dieta saludable es la fórmula perfecta para reducir cualquier tipo de patología, sobre todo los enormes riesgos que a avanzada edad, puede llegar a provocar el desarrollo de una diabetes de tipo II.
  • Para las personas que no poseen grandes resistencias aeróbicas, que precisan que necesitan valerse de ayudas en su vida cotidiana, practicar algún deporte, caminatas, o salir a pasear en bicicleta, mejora su consumo de oxígeno y les hace ganar independencia.
  • Además realizar deportes, disminuye las cifras de colesterol en sangre y grasas totales del cuerpo.

El deporte, independientemente del que elijas, es una actividad que no importa la edad que se tenga, todos deberíamos practicar.

Ejercicio físico y Depresión

Deja un comentario

Con este post deseo ayudar a vencer la depresión, vamos el ejercicio es fantásticos y pongámonos las pilas y disfrutemos de la vida.

¿Puede el ejercicio en realidad mejorar mi estado de mal ánimo?
Ejercicios023
. Una caminata a paso brioso tres veces a la semana puede ayudarle a recuperarse de una depresión en menos tiempo, puede disminuir la severidad de la misma, e incluso puede prevenir desde un principio que sea afectado por la melancolía o la tristeza. Docenas de estudios clínicos han demostrado que el ejercicio puede de manera significativa aliviar síntomas físicas y emocionales en personas que sufren de la depresión clínica. Otros estudios han demostrado que personas de cualquier edad, sea usted joven o en edad avanzada, sufrirán menos problemas físicos y mentales tanto como gozaran de un mejor auto-estima al seguir un régimen fijo de ejercicio.

En un estudio clínico, se planteó que un grupo de estudiantes universitarios que hacían ejercicios aeróbicos durante cinco semanas se sobrepuso de forma más plena y más rápida de los sucesos estresantes de la vida que aquellos que practicaban técnicas para relajarse. De hecho, un estudio que siguió un grupo de pacientes entre 50 y 77 años de edad encontró que un régimen fijo de ejercicio ayudaba tanto para aliviar síntomas de depresión como tomar medicamentos, según un reportaje en la edición del 25 de octubre de 1999 de Archives of Internal Medicine.

 ¿Cómo es que el ejercicio puede ayudarle a aliviar la depresión?
Ejercicios024El simple hecho de enfocarse tanto mental como físicamente en una actividad rítmica puede ayudarle a aliviar la ansiedad. El ejercicio es una buena manera de acabar con el estrés, no solamente porque alivia la tensión muscular sino que a la vez acelera el ritmo del corazón. Resulta que la combinación relaja el cuerpo y lo hace sentir más despierto. Por lo tanto, se siente más capaz de enfrentar los problemas de la vida. Además, se sentirá mejor sabiendo que está vaciando sus frustraciones en un Stairmaster y no en su pareja o en sus socios.
Si su sueño y apetito han sido afectados por la depresión, el hecho de quemar unas calorías más puede ayudar al cuerpo a encaminarse de nuevo y aumentar su nivel de energía. Claro, ponerse más fuerte y mantenerse en forma lo hace sentir mejor consigo mismo a la vez que realza su sentido de eficacia y control sobre su propia vida. Tampoco es poca cosa saber que puede de vez en cuando rendirse a la tentación de comerse un helado con frutas y nueces sin preocuparse demasiado por los efectos que eso podría tener en sus caderas.
Es imposible decir con plena seguridad que el ejercicio de hecho puede cambiar la química del cerebro. Sin embargo un estudio reciente encontró que una buena sesión de ejercicios puede aumentar su nivel de serotonina, una sustancia química relacionada con el estado de ánimo de uno. El ejercicio intenso también puede estimular la producción de los endorphins, analgésicos naturales que pueden en ocasiones hacerlo sentir eufórico, pero los investigadores no están seguros si esto es suficiente para sacarlo de un estado depresivo.
También existen claros beneficios sociales en el ejercicio que pueden ayudarle a mejorar su estado de ánimo. Pertenecer a un club o encontrarse con amigos para caminar o hacer ejercicios puede disminuir la sensación de aislamiento que puede desarrollar al estar deprimido.

 ¿Cuáles ejercicios son los mejores para aliviar mi estado de ánimo?
No hay pruebas que confirmen que una clase de ejercicios sea mejor que cualquier otra. La mayoría de los estudios clínicos han investigado el correr u otras actividades aeróbicas. Sin embargo, aquellos estudios que también han comparado los efectos de las actividades de baja intensidad, tales como caminar y ejercicios no-aeróbicos tal como el entrenamiento con pesos, han encontrado que estos tipos de ejercicio son igualmente eficaces en disminuir la ansiedad y la depresión. Para aprovechar los beneficios emocionales ni siquiera necesita lograr un aumento en su fuerza física o capacidad cardiovascular.

 ¿Cómo puedo esforzarme a hacer ejercicios cuando por poco no puedo levantarme de la cama?
Puede parecerle imposible esforzarse a hacer ejercicios por su cuenta. Si usted está sufriendo de una depresión severa, hable primero con su médico acerca de sesiones de sicoterapia o medicamento, o los dos. Al sentirse un poco recuperado, podría buscar un programa estructurado enfocado en ejercicios que se hacen en grupo y basado en actividades que ha gozado en el pasado.
Pertenecer a un grupo dedicado al gozo de caminar puede ser una buena opción porque puede participar sin que haya alcanzado un nivel de buen estado físico y no requiere ningún entrenamiento o equipo especial.
Salir de la casa en sí — sobre todo si el día está bueno — le puede ser terapéutico. Comience caminando por cinco a diez minutos al día hasta que alcance los 30 o 45 minutos seguidos. Puede ser que tenga que mantener este régimen por varias semanas antes de sentir una mejoría en su estado de ánimo pero intente hacer de este régimen una costumbre imprescindible. A lo mejor ayudaría pensar en esto como adquirir un nuevo estilo de vida saludable que pretende mantener por vida. Entonces tómelo poco a poco. Los estudios clínicos demuestran que hay que seguir un régimen de ejercicio fijo por al menos cuatro meses seguidos antes de sentir una verdadera mejoría.
Recuerde, el ejercicio no puede ser considerado como opción única en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, se considera que es una buena actividad para agregar a sesiones de sicoterapia o tratamiento con medicamentos. Si usted padece de una condición médica o no está en una buena condición física, hable con su médico acerca del mejor régimen de ejercicios para usted.

Ejercicio en la tercera edad

1 comentario

Todos tenemos que llegar a la tercera edad y lo mejor es con una Buena Calidad de Vida, que mejor que con ejercicios, ustedes ya saben lo importante que es para nuestra salud. Vamos a trabaja. Espero sus comentarios.

Es difícil precisar la edad en la que empieza el declive del cuerpo humano, más conocido como envejecimiento. La manera en que llegamos a la tercera edad, y la vitalidad con la que nos enfrentamos a ello, dependen de multitud de factores como la genética, el modo de vida que hemos llevado, el tipo de trabajo desarrollado, la alimentación, etcétera.
Al llegar a esta etapa de la vida las personas pueden tener, por fin, el tiempo que antes no encontraban para realizar diversas actividades, entre ellas el ejercicio físico.
Realizar deporte es vital a cualquier edad, tanto en niños, como en adultos o en ancianos, siempre y cuando se realice tomando las debidas precauciones y escogiendo el más adecuado para cada edad y condición.

 Cambios que ocurren en el cuerpo
Nuestro cuerpo experimenta diversos cambios a medida que pasa el tiempo, que afectan de diferente manera a cada persona. Podemos observar cómo aparecen las primeras arrugas en la piel, cómo el pelo se vuelve blanco, y el peso y la morfología del cuerpo varían.
Diversos estudios han mostrado que unos de los primeros cambios que se aprecian en el cuerpo a partir de cierta edad es la falta de agilidad al moverse, debido a la disminución de la capacidad de movimiento de las articulaciones, junto con un descenso de la altura.
Otros cambios relacionados con el paso de los años son:

  • La pérdida de equilibrio corporal.
  • El cambio en la manera de caminar.
  • Disminución en la velocidad al andar.
  • Menor capacidad para levantarse rápidamente de un asiento.
  • Pérdida de la masa muscular.

 Por qué hacer ejercicio en la tercera edad
El fomento de la práctica de deporte en las personas mayores es esencial para disminuir los efectos del envejecimiento, y salvaguardar la capacidad para moverse de estas personas, ya que uno de los factores característicos de la vejez es, precisamente, la disminución de la actividad física.
Los ancianos deben mantenerse activos en su vida cotidiana. Numerosas personas poseen una vida dinámica sin hacer ejercicio, porque ya lo hacen con tareas diarias como hacer la compra, limpiar la casa, etc. Teniendo así un nivel adecuado de actividad.
Los beneficios que puede aportar el deporte a los más mayores, también redundan en ventajas para la sociedad, porque contribuyen a reducir significativamente los costes en sanidad y en cuidados asistenciales.

Casos obligados en los que hay que realizar ejercicio
Existen diversos estados patológicos donde el entrenamiento sirve para obtener fuerza muscular lo cual es básico, quedando en un segundo plano el entrenamiento aeróbico.
Los estados en los que el ejercicio sería conveniente son:

  • Artritis severa.
  • Limitación en la movilidad articular.
  • Amputación de miembros.
  • Pacientes con problemas de locomoción.

 Beneficios del ejercicio físico en la tercera edad
Gracias a la realización de ejercicio durante la tercera edad podemos obtener muchos beneficios en una amplia variedad de áreas del cuerpo, así podemos comentar:

  • Aumenta la sensación de bienestar general.
  • Controla el peso del cuerpo.
  • Rebaja la grasa corporal.
  • Reduce el riesgo de poder desarrollar diversas patologías como: alteraciones cardíacas, hipertensión.
  • Disminuye el estrés y el insomnio.
  • Mejora la salud física y psicológica de forma general.
  • Fortalece el concepto de autoestima, y de la imagen corporal.
  • Ayudar a controlar el nivel de lípidos, azúcar en sangre, etcétera.

Es bueno saber que gran parte de estos efectos beneficiosos se consigue con una práctica regular de ejercicio físico, volviendo al estado anterior cuando se deja de realizarlos.

 Deportes más recomendados en la tercera edad
Existen multitud de ejercicios físicos apropiados para cualquier persona a cualquier edad, siempre y cuando no se realice de manera excesiva en términos de peso ni de carga de tensión tanto general como localizada.
La cuestión más destacable es saber incorporar la actividad física al estilo de vida que tienen las personas mayores, por eso se buscan deportes que ofrezcan alegría, diversión. Así ellos lo practicarán correctamente sintiéndose a gusto.
La edad no debe ser un obstáculo para practicar deporte ya que cuanto más tiempo y esfuerzo inviertan en conservar y aumentar su capacidad de movimiento, más disfrutarán de una mayor independencia y vida social con la gente que les rodean.
Los tipos de actividad física más común entre las personas mayores son: 

  • Caminar.
  • Montar en bicicleta al aire libre o estática.
  • Bailar.
  • Natación.
  • Yoga.
  • Taichí.
  • Gimnasia aeróbica de bajo impacto.
  • Gimnasia en el agua.

Precauciones al practicar deporte
En general la práctica de ejercicio físico de forma moderada no supone ningún riesgo para las personas de la tercera edad. El problema surge cuando cada uno interpreta de forma diferente el término “moderado”.
En esta etapa de la vida hay ciertos factores de riesgo que se deben tener en cuenta:

  • La existencia de un riesgo cardiovascular, ya que puede ser posible que aparezca alguna anomalía cuando se realizan ejercicios de forma brusca y sin control.
  • La posible presencia de osteoporosis, ya que esta patología se caracteriza por una pérdida de masa ósea, que hace que los huesos sean más porosos, por lo que tienen mayor riesgo de rotura. En estos casos no es recomendable la práctica de ejercicios aeróbicos bruscos como correr, trotar, voleibol, fútbol, baloncesto…

Un hábito saludable: El Ejercicio – 2dra. Parte

1 comentario

En este post es la segunda parte donde hago referencia a las precauciones y así estimularlos a que hagan deporte, vamos levántense del sofá y a disfrutar la vida, que su cuerpo se lo agradecerá…
Y no se olviden de hacer comentarios para enriquecernos mutuamente. Gracias

¿Cómo puedo prevenir las lesiones?
Comience cada entrenamiento con un período de calentamiento. Esto hará que sus músculos y articulaciones sean más flexibles. Emplee de 5 a 10 minutos haciendo ejercicios de calistenia livianos y de estiramiento, y probablemente de caminar a paso acelerado. Haga lo mismo cuando termine de entrenar hasta que los latidos de su corazón regresen a la velocidad normal.
Póngale atención a su cuerpo. Pare de hacer ejercicio si siente que “le falta el aire demasiado”, si siente mareo, que se va a desmayar o con náuseas o si siente dolor.

¿Qué es un ritmo de corazón ideal para hacer ejercicio?
El medir su frecuencia cardiaca o sea los latidos por minuto le deja saber qué tan duro está trabajando su corazón. Usted puede chequear su frecuencia cardiaca contando el número de latidos durante 15 segundos y multiplicando los latidos por 4.

La tabla de corazón ideal para hacer ejercicio para gentes de diferentes edades. Cuando esté apenas comenzando un programa de ejercicio, fíjese como meta el valor bajo de ritmo de corazón ideal: 60%. A medida que su estado físico mejora, usted puede hacer ejercicio más vigorosamente para hacer que su ritmo de corazón esté cerca del valor más alto: 85%.

¿Qué es el ejercicio aeróbico?
Ejercicio aeróbico es el tipo de ejercicio que mueve los grupos de músculos largos y hace que usted respire más profundamente y que su corazón trabaje con más fuerza para bombear la sangre. También se le llama ejercicio cardiovascular. Mejora la salud de su corazón y de sus pulmones.
Ejemplos de este incluyen caminar, trotar lentamente, correr, danzas aeróbicas, montar en bicicleta, remar, nadar y esquiar a campo traviesa.

 ¿Qué es hacer ejercicio soportando peso?
El término soportando peso se usa para describir ejercicios que trabajan contra la fuerza de gravedad. El ejercicio soportando peso es importante para edificar huesos fuertes. El tener huesos fuertes ayuda a prevenir la osteoporosis y las fracturas de los huesos en la edad avanzada.
Ejemplos de ejercicios en los cuales se soporta el peso incluyen caminar, trotar, ir de excursión andando a pie, subir escaleras, bailar y levantar pesas.

 ¿Y el entrenamiento de fortaleza?
El entrenamiento con pesas o entrenamiento de fortaleza aumenta la fortaleza y el tamaño de los músculos. Ejercicios de tracción semejantes a calistenia son ejercicios de entrenamiento de fortaleza también. Levantar pesas es un ejercicio de fortaleza. Si usted tiene la presión alta u otros problemas de salud hable con su médico de familia antes de comenzar su entrenamiento de fortaleza.

 ¿Cuál es el mejor ejercicio?
El mejor ejercicio es el que usted va a hacer. Caminar se considera una de las mejores opciones pues es fácil, seguro y económico. El caminar a paso acelerado puede quemar tantas calorías como correr pero tiene menos probabilidad de causar lesiones que correr o trotar. Y tampoco requiere de ningún entrenamiento o equipo especial excepto de unos buenos zapatos.
Caminar es un ejercicio aeróbico y de soportar peso de modo tal que es bueno para su corazón y le ayuda a prevenir la osteoporosis.