Los Germinados y nuestra Alimentación

Deja un comentario

Los germinados son brotes de cereales, legumbres, verduras y hortalizas, que germinan en condiciones particulares y su consumo constituye un excelente alimento.
Son muchas las semillas que se usan para los alimentos germinados: alfalfa, garbanzos, lentejas, soya verde, trigo, girasol, calabaza, sésamo, arroz, avena…

Importancia de los brotes y germinados

  • Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales y aminoácidos, y en proteínas de alto valor biológico.
  • Los germinados favorecen el metabolismo y regeneran la flora intestinal.
  • Ayudan a depurar el organismo.
  • Ayudan a retardar los procesos de envejecimiento.
  • Fortalecen el sistema inmunológico. 
  • Son antioxidantes. 
  • Contrarrestan los efectos del estrés.
  • Mejoran la digestión.
  • Previenen y combaten el estreñimiento. 
  • Buenos para el sistema nervioso.
  • Ayudan abajar el colesterol de la sangre. 
  • Combaten la anemia. 

La mejor forma de comerlos es crudos.

¿Cómo hacer germinados?
Se hará un ejemplo de germinado de trigo. La base es la misma para los demás germinados.

  1. Lave el trigo y sumérjalo en un recipiente con agua por 24 horas.
  2. Después de dicho tiempo, pase en agua limpia. Saque el trigo del agua póngalo en un plato hondo sin agua, tape con un lienzo húmedo delgado, doblado en cuatro.
  3. Cada día se pasará por agua el trigo para humedecerlo, escúrralo y ya escurrido, vuelva a ponerlo en el plato y tape con el lienzo húmedo y limpio.
  4. Cuando se le vea brotar un puntito blanco, significa que empieza a germinar.
  5. Según el clima el trigo puede germinar de uno a tres días. Algunos germinados pueden tardar hasta 6 días en estar listos.
  6. Una vez que salgan hojitas verdes, exponga un rato al sol.
  7. Posteriormente el germinado estará listo.

Los Champiñones

Deja un comentario

champinonesEl champiñón es un hongo muy benéfico que tiene un uso culinario de miles de años atrás. Los griegos empezaron a consumirlos en el siglo V antes de Cristo, hay evidencia de manuscritos de Hipócrates y Eurípides. La cultivación del champiñón renace a principios de los 1700, empezando su cultivo en cuevas subterráneas de París en el tiempo de Luis XIV y floreciendo hasta la mitad del siglo veinte. Los champiñones ahora se producen en más de 80 países y en la actualidad más de 6 millones de toneladas comestibles son producidas comercialmente cada año alrededor del mundo.

Las propiedades del champiñón no solo se reducen a un alimento bajo en calorías, ya que en tan solo 100 gr. hay cerca de 20 calorías (una mandarina tiene un poco más). El champiñón puede ahora considerarse un alimento funcional ya que no sólo aporta pocas calorías y proteínas de alto valor biológico sino que tiene antioxidantes que ayudan a mejorar la función inmunológica del cuerpo.

La fibra del champiñón no se absorbe y funciona ayudando a mejorar el nivel de colesterol en sangre y ayudándome al aporte de fibra que una persona necesita diariamente.

El champiñón contiene una sustancia que se llama Ergotioneina, el cual es un antioxidante, es decir me ayuda a combatir la formación de radicales libres por parte del cuerpo y bloquear sus efectos nocivos en el cuerpo. Debido a esta sustancia, se han realizado diversos estudios clínicos para ver sus efectos benéficos en el ser humano. Se ha visto que hay algunas variedades de champiñones que podrían aminorar el crecimiento de células tumorales, sobre todo para personas que sufren de cáncer de mama y cáncer gástrico.

El champiñón además posee una cantidad importante de vitamina B1 y B2, además de vitamina B12, lo cual es poco común en un vegetal, ya que la mayoría de fuentes de vitamina B12 proceden de fuentes animales, esta es una excelente noticia para los vegetarianos que no comen ningún tipo de carne.

Otra propiedad, es que el champiñón posee todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita y que no produce. Su calidad proteica es muy buena, y todo esto por tan solo 20 calorías por 100 gramos.

Increíble, verdad. Lo importante antes de comprar es tener la información para saber que puede comer uno, los alimentos si afectan nuestra salud.

La Algoterapia o Terapia con Algas Marinas

Deja un comentario

algas_marinas

La Algoterapia una terapia para el cuidado de nuestro cuerpo tanto por dentro como por fuera.

Las algas poseen una gran afinidad con nuestra piel y a nivel interno, por su enorme contenido alimenticio. Las plantas marinas están reconocidas por ser muy ricas en minerales y micro elementos.

Las algas marinas son ricas en proteínas, vitaminas, azucares y oligoelementos.

Entre las funciones que más se destacan, es su gran poder de hidratación y la regulación iónica que realzan junto al aumento de los intercambios metabólicos celulares.

Los tratamientos de algoterapia estimulan todas las defensas naturales del organismo, ya que las algas son una fuente indiscutible de vida.

En sus diversas variedades se encuentran todas las riquezas del mar: vitaminas, proteínas, aminoácidos, oligoelementos, yodo, magnesio, potasio, hierro, selenio, zinc y nuestra piel, por medio de los poros, absorbe estos concentrados que le brindan importantes elementos vitales tanto para su salud como belleza.

 APLICACIONES DE LA ALGOTERAPIA:

En talasoterapia:
Se envuelve el cuerpo con mezclas de algas o bien tomando baños con algas.

En dietética:
Brindan proteínas y aminoácidos.

Como terapia:
Es ideal para el reuma, retardos en el crecimiento o el envejecimiento prematuro, entre otros tantos.

En cosmética:
Las algas marinas son cada vez más usadas en la preparación de productos para el cuidado del cuerpo.

 BENEFICIOS DE LA ALGOTERAPIA:

La envoltura con algas:
Ofrece un efecto relajante, antiinflamatorio, remineraliza el organismo, elimina toxinas y estimula la circulación, es ideal en casos de reumatismos, secuelas de poliomielitis, enfermedades de la piel o problemas de sobrepeso.

Baños con algas:
Eliminan el cansancio y el estrés.

Emplastos de algas calientes:
Acompañado de un drenaje linfático incrementa la eliminación de toxinas.

El masaje con algas:
Eliminaran estrías, tonificarán e hidratarán la piel, eliminarán las manchas de la piel, prevendrán y retrasarán los efectos del envejecimiento.

La Alcachofa y sus propiedades para Adelgazar

1 comentario

Un producto que nos puede ayudar a bajar esos kilitos y sin descuidar nuestra nutrición que siempre es lo más importante, espero sus comentarios.

Alimentacion032Otro de los productos de moda para bajar de peso es la alcachofa. Se dice que es rica en nutrientes y baja en calorías, ayuda a quemar grasas y a saciar el apetito.

En pastillas, gel, comprimidos, ampolletas, gotas y concentrados, pareciera que no alcanzan las alcachofas del mundo para satisfacer la oferta de productos hechos con esta planta. Curiosamente en la región bávara de Alemania es común cultivar y regalar la alcachofa como una flor, lo que debe ser considerado una barbaridad para los laboratorios.

La alcachofa es una planta que abunda en el mediterráneo y es rica en aminoácidos, vitamina B, flavonoides, hierro, magnesio, fósforo y potasio.

En efecto, la alcachofa sí es una buena opción para bajar de peso. Sus ácidos estimulan la actividad de la vesícula biliar, lo que ayuda a la quema de grasas.

En consecuencia, su consumo debe estar controlado para personas que tengan problemas hepáticos o daños en su vesícula. Por otro lado, si tienes un día muy estresante, o malhumorado, ya está tu cuerpo produciendo bilis, y lo mejor es que no consumas productos que hagan trabajar aún más a tu hígado y vesícula biliar.

Una buena manera de controlar el consumo de alcachofa es revisando el color de tus heces. La bilis se excreta a través de las heces y la orina y es la que les da su característico color. Si al ir al baño notas que tus heces son de color oscuro, quiere decir que están saturadas de bilis. Las personas que, por problemas en el hígado, no pueden evacuar la bilis, la llevan a la sangre y la sacan toda por la orina, pasando por los riñones, por lo que su piel se torna amarillenta, sus heces incoloras, y su orina de color oscuro.

Es importante también combinar la alcachofa con alimentos que le sean afines. Algunos de ellos son el aguacate, la alfalfa, el brócoli, los guisantes verdes, la lechuga, el perejil, el trigo y la zanahoria.

El ciclo de la alcachofa es anual y la mejor época para comerla es en primavera, cuando se cosecha porque sus hojas están tiernas y resulta mejor para el organismo. En verano todavía es posible conseguirla, pero sólo se puede aprovechar el corazón.

Desconfía de la alcachofa en otra época del año, porque seguramente estará conservada con agroquímicos o congelada, de manera que ha perdido gran parte su potencial nutricional.