Sé tu propio Entrenador Personal

EntrenadorA veces aunque queremos ponernos en forma nos resulta muy difícil lograrlo porque abandonamos antes de alcanzar nuestras metas.

Para conseguir un hábito de ejercicio es necesaria la rutina diaria (o semanal) de ejercicios y, para que esta se convierta en un hábito agradable y no una obligación incómoda, es necesaria la motivación deportiva.

Ser tu propio entrenador personal es aprender a auto-motivarte, marcarte metas y cumplirlas. Con el curso de Entrenador Personal y Fitness aprenderás todas las claves del entrenamiento personalizado y podrás aplicarlo en ti y en los demás.

Puedes apoyarte en amigos o familiares para hacer deporte de manera conjunta o puedes realizar los ejercicios por tu cuenta, pero lo más importante es que mentalmente permanezcas constante y no te permitas rendirte, ¡la recompensa será grande!

Como sabemos el difícil que resulta al principio mantener el ritmo, hoy te traemos algunos consejos de motivación deportiva para impulsarte a hacer ejercicio que no te permitirán rendirte.

  1. Márcate mini-objetivos:Tus metas deben ser realistas y medibles, objetivos que puedas cumplir por no ser demasiado pretenciosos y que puedas notar (en quilos, en centímetros). Recuerda que perder peso es algo que se debe hacer de forma escalonada para mantenerlo, no quieras perder 5 quilos en una semana.
    Los objetivos a muy largo plazo muchas veces conllevan frustración porque dan la sensación de inalcanzables, y por consecuencia se abandona del plan de ejercicios. Te ayudará marcarte objetivos pequeños y cercanos, como por ejemplo correr 1km más la próxima semana.
  1. Diviértete:Busca siempre hacer el tipo de ejercicios que más disfrutes (en el agua, en grupo, al aire libre…) pero si tienes que realizar algún deporte que no te agrada tanto para alcanzar tus objetivos, tu música preferida siempre será tu mejor aliada. Además, recuerda que a medida que te pongas en forma será menos duro.
  2. Recuérdate los beneficios:No sólo tú físico cambia cuando cambias tu estilo de vida. Recuerda el bienestar que sientes tras una sesión de entrenamiento (producido por la segregación de endorfinas) y cómo beneficia a tu mente, y tu salud en general el hecho de mantenerte activo.
  3. Di no a la mentalidad “o todo o nada”:Olvida esos pensamientos que te dicen que si hoy tienes poco tiempo para ir al gimnasio o no has dado el 100% porque estabas agotado el entrenamiento no servirá de nada. ¡Esos pensamientos te perjudican! Aunque haya días más flojos la clave está en la constancia, y cada pequeño esfuerzo y gesto cuenta para alcanzar tu objetivo.
  4. Sé paciente:Los resultados no se ven en unos días, tardan un poco más. Al igual que los resultados físicos, los cambios en tu mente también se generarán cuando la rutina empiece a estar asentada, pero serán los mejores, porque producirán que te empiece a encantar hacer deporte. ¡Te habrás “enganchado”!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s