La Homeopatía

Deja un comentario

La homeopatía es una terapia que consiste en administrar la dosis mínima efectiva de una sustancia, capaz de activar las defensas del paciente. Te contamos en qué casos está indicada y cómo se elaboran sus remedios.

La homeopatía es un método curativo que consiste en tratar las afecciones administrando al paciente pequeñas dosis (la mínima efectiva en cada caso) de aquellas sustancias que, en dosis mayores, producirían a una persona sana síntomas iguales o similares a los que se pretende combatir.

El médico alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843), padre de la homeopatía moderna, achaca  el origen de la enfermedad a una alteración de la fuerza vital del individuo, y defiende que las enfermedades tienen unas características específicas asociadas a las características propias de la persona que las padece.

La teoría homeopática de Hahnemann está basada en lo que se conoce como ‘ley de los similares’ (similia similibus curantur o “lo similar se cura con lo similar’”), que establece que para suprimir una enfermedad o dolencia es preciso emplear una sustancia capaz de provocar los mismo síntomas en una persona sana pero, en este caso, la dosis debe ser mínima para cumplir el objetivo de sanar al afectado sin intoxicarle. El objetivo que persigue el homeópata al administrar esta dosis mínima al paciente es activar las defensas de su organismo para mejorar su capacidad de lucha frente a la enfermedad.

¿Para qué se utiliza la homeopatía?

La homeopatía está especialmente indicada para tratar ciertas afecciones como cefaleas, trastornos digestivos y enfermedades de origen nervioso, además de estimular el sistema inmunitario para combatir enfermedades infecciosas (aunque no puede eliminar los agentes patógenos que las causan). Sin embargo, no puede combatir el cáncer, los tumores o las psicosis.

Aunque tiene detractores que dudan de su efectividad y opinan que sus beneficios se deben al efecto placebo (mejora objetiva o subjetiva que experimenta un paciente tras la administración de un medicamento que, en realidad, no tiene ninguna actividad, o no está indicado su uso en la afección que padece), los expertos en la materia aseguran que su eficacia está comprobada e insisten en cualidades como la falta de toxicidad o efectos secundarios, que hacen que resulte apropiada para mujeres embarazadas, niños o ancianos.

Beneficios de las Sentadillas

Deja un comentario

Conseguir un cuerpo perfecto no se basa simplemente en realizar sentadillas, pero incluir las sentadillas en tu rutina de gimnasio te va a ayudar a ellos. Conoce los beneficios de realizar sentadillas y empieza a descubrir los cambios en tu cuerpo.

Ayuda a fortalecer los músculos
No solo los músculos que conforman las piernas. El movimiento y ejecución de las sentadillas facilita el fortalecimiento del resto de músculos del cuerpo.

La realización de sentadillas de forma correcta puede desencadenar en la liberación de testosterona y hormona del crecimiento. De este modo el crecimiento muscular y el aumento de masa corporal serán más efectivo.

Mejora la realización de actividades cotidianas
Las sentadillas son un ejercicio funcional. Este tipo de ejercicios, al no disponer de máquinas son más efectivos y se pueden poner en práctica en más situaciones del día a día.

Al hacer sentadillas, más allá de los músculos que se desarrollan, trabajas la movilidad  y el equilibrio.

Pérdida de peso
Bien hechas y a cierta intensidad, las sentadillas son unos de los métodos más eficientes para la pérdida de peso. Añadirlas a tu rutina de entrenamiento puede ayudarte a perder hasta 500 calorías diarias.

Reduce el riesgo de lesión
Muchas de las lesiones que se dan en el deporte vienen derivadas por músculos estabilizadores poco fortalecidos. Introducir las sentadillas, además de fortalecer estos músculos, mejora la flexibilidad y el equilibrio para prevenir este tipo de lesiones.

Previene de enfermedades
El correcto desarrollo y fortalecimiento de los músculos mediante las sentadillas favorece que el organismo regule con mayor facilidad la glucosa y el metabolismo de los lípidos. Además, la sentadillas pueden ayudar a prevenir la obesidad, la diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Mejora la postura de tu cuerpo
Al trabajar fundamentalmente las piernas y los abdominales con las sentadillas, tu cuerpo fortalecerá la zona media del organismo, facilitando así el equilibrio y la correcta postura de la espalda. De este modo reducirás el riesgo de sufrir lesiones de espalda.

Favorece la salud ósea
Con las sentadillas no solo se trabaja el fortalecimiento y desarrollo de músculos y articulaciones. Realizar este ejercicio también ayuda a que la densidad de los huesos sea mejor, favoreciendo así el fortalecimiento de estos. De este modo, con las sentadillas propicias que tus huesos se mantengan en perfectas condiciones.

Los Germinados y nuestra Alimentación

Deja un comentario

Los germinados son brotes de cereales, legumbres, verduras y hortalizas, que germinan en condiciones particulares y su consumo constituye un excelente alimento.
Son muchas las semillas que se usan para los alimentos germinados: alfalfa, garbanzos, lentejas, soya verde, trigo, girasol, calabaza, sésamo, arroz, avena…

Importancia de los brotes y germinados

  • Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales y aminoácidos, y en proteínas de alto valor biológico.
  • Los germinados favorecen el metabolismo y regeneran la flora intestinal.
  • Ayudan a depurar el organismo.
  • Ayudan a retardar los procesos de envejecimiento.
  • Fortalecen el sistema inmunológico. 
  • Son antioxidantes. 
  • Contrarrestan los efectos del estrés.
  • Mejoran la digestión.
  • Previenen y combaten el estreñimiento. 
  • Buenos para el sistema nervioso.
  • Ayudan abajar el colesterol de la sangre. 
  • Combaten la anemia. 

La mejor forma de comerlos es crudos.

¿Cómo hacer germinados?
Se hará un ejemplo de germinado de trigo. La base es la misma para los demás germinados.

  1. Lave el trigo y sumérjalo en un recipiente con agua por 24 horas.
  2. Después de dicho tiempo, pase en agua limpia. Saque el trigo del agua póngalo en un plato hondo sin agua, tape con un lienzo húmedo delgado, doblado en cuatro.
  3. Cada día se pasará por agua el trigo para humedecerlo, escúrralo y ya escurrido, vuelva a ponerlo en el plato y tape con el lienzo húmedo y limpio.
  4. Cuando se le vea brotar un puntito blanco, significa que empieza a germinar.
  5. Según el clima el trigo puede germinar de uno a tres días. Algunos germinados pueden tardar hasta 6 días en estar listos.
  6. Una vez que salgan hojitas verdes, exponga un rato al sol.
  7. Posteriormente el germinado estará listo.

Y si no Desayuno…

Deja un comentario

Desayunar rompe el ayuno de 12 horas y recarga al cuerpo de la energía necesaria para el correcto funcionamiento de todo el organismo.

¿Qué efectos perjudiciales tiene el no desayunar?

  • Contrario a lo que se cree que no desayunar ayuda a bajar de peso, nada más lejos de la realidad. No desayunar predispone con más facilidad a engordar.
  • No desayunar causa falta de concentración. La gente que no ingiere nada al levantarse comete más errores en su trabajo.
  • No desayunar causa decaimiento.
  • No desayunar causa mal humor. 
  • No desayunar repercute en un mejor rendimiento físico e intelectual. 
  • No desayunar puede ocasionar gastritis.
  • No desayunar causa pérdida de tono muscular.
  • Otro de los problemas que trae el no desayunar es hacer que el metabolismo disminuya y se haga lento.

Por todo lo anterior, sin lugar a dudas es mejor desayunar por el bien de nuestra salud, de nuestro trabajo y nuestro rendimiento intelectual. 

¿Cuál es el desayuno ideal?

Para ser nutricionalmente equilibrado, un desayuno debe contener de cada uno de los siguientes grupos de alimentos:

  • Hidratos de carbono (pan, cereales de desayuno, galletas): aportan la energía necesaria para empezar bien el día, además de vitaminas, minerales y fibra.
  • Lácteos (leche, yogur, queso): aportan proteínas, calcio y vitaminas.
  • Fruta (entera, jugos naturales, macedonias): fuente de minerales, vitaminas, azúcares y fibra.

La Apiterapia

Deja un comentario

Las abejas pueden ayudarte a mejorar tu salud. Además de consumir los productos que elaboran, la apiterapia consiste en inocular el veneno de sus aguijones con el objetivo de tratar diversas dolencias.

La apiterapia es una terapia natural que consiste en el empleo de los productos de las abejas –y en especial del veneno que inoculan a través de su aguijón, la apitoxina– para mejorar la salud, y aliviar el dolor y los síntomas de diversas enfermedades (hipertensión, problemas relacionados con el rtitmo cardiaco…).

A pesar de que aún faltan estudios clínicos más estructurados para comprobar todas las posibilidades que ofrece la apiterapia para los seres humanos, se trata ya de una alternativa empleada por muchas personas, e incluso en algunos países de Sudamérica está integrada dentro de su sistema nacional de salud.

Ya eran conocidos, por ejemplo, los beneficios de la miel para mitigar los molestos efectos de los catarros invernales, pero la apiterapia es mucho más que eso. Aunque también utiliza los productos derivados del trabajo de las abejas, su producto estrella es la apitoxina, el veneno que se encuentra en el aguijón de la abeja que, aplicado en dosis muy pequeñas y localizadas, puede ayudar a mejorar el bienestar de las personas, siempre y cuando no sean alérgicas a esta sustancia.

Beneficios de un Entrenador Personal

Deja un comentario

A medida que se vayan dando pasos, a medida que se vaya avanzado en el logro de los diferentes objetos establecidos, se comenzarán a notar los diferentes beneficios de contar con un profesional en la materia que te ayude, apoye y sirva de soporte, una persona que te supervise y permita alcanzar tu meta final. Entre los beneficios más destacables merece la pena mencionar:

  • Menores lesiones. Se reducen considerablemente el riesgo de sufrir lesiones, ya que el entrenador personal se encargará de corregirte y darte las pautas correctas para evitar dañar o provocar roturas de músculos, ligamentos o huesos. Es decir, garantiza tu propia seguridad
  • Mayor motivación personal. Ayuda a crear una mayor motivación sobre la persona que es supervisada, ya que el entrenador personal tiene la misión de conocer tanto tus intereses como tus objetivos y personalidad. Tu entrenador personal evitará que pasen por tu cabeza frases tan comunes como ‘No lo conseguiré’, ‘No puedo hacerlo’ o ‘Estoy cansado’, frases que no te permiten superarte. La mente puede convertirse en un gran enemigo. Con la ayuda de una persona que te dirija en tus entrenamientos podrás sacar la fuerza que llevas dentro, dar lo mejor de ti mismo y no darte por vencido.
  • Ejercicios personalizados. Todos y cada uno de los ejercicios o actividades que desempeñarás estarán especialmente diseñados para ti, serán ejercicios adaptados a tus necesidades, características personales y objetivos deseados.
  • Resultados más rápidos. Con la ayuda de un entrenador personal comenzarás a notar los resultados que tanto esperas en menos tiempo que si lo intentas tu sol@. Y es que al crear unos ejercicios personalizados exclusivamente para ti, ello se traduce en una mayor eficacia en tus entrenamientos que si lo haces por tu cuenta.
  • Aumento de la autoestima. El simple hecho de encontrarte mucho mejor contigo mismo te ayudará a incrementar tu autoestima, y ello repercutirá muy positivamente en todos los ámbitos de tu vida. Verte mejor delante del espejo también es algo que se proyectará en los demás.
  • Asesoramiento adicional. Muchos entrenadores personales también tienen amplios conocimientos en Nutrición y/o Fisioterapia, lo cual te aportará asesoramiento e información adicional muy útil para que tus entrenamientos sean un rotundo éxito.

Comienza a ejercitar tu cuerpo de otra manera, entrena de la mano de profesionales que te ayuden alcanzar tus objetivos de manera mucho más rápida, segura, eficaz y fácil.

Fangoterapia – Beneficios

Deja un comentario

La fangoterapia es un tratamiento milenario que consiste en aplicar sobre la piel diversos tipos de fangos y barros para mejorar su aspecto, con el que además se pueden tratar algunos problemas médicos.

La fangoterapia es una terapia alternativa con mucha historia -ya en el antiguo Egipto se utilizaban cataplasmas de barros, en ocasiones enriquecidos con alguna hierba medicinal, para tratar ciertos dolores musculares o inflamaciones-, que consiste en embadurnarse cara o cuerpo con barros o fangos que contienen diversas propiedades beneficiosas, tanto desde el punto de vista estético, como medicinal.

Aunque la técnica se ha ido puliendo con el paso del tiempo, y actualmente se conocen mejor los efectos de los fangos en el organismo, la base continúa siendo casi la misma siglo tras siglo: cubrir la zona de piel a tratar con fangos, o una mezcla de barro y agua medicinal, y esperar unos minutos a que haga su efecto (normalmente cuando se seca), para después pasar a retirarla con agua.

En líneas generales, se puede decir que la fangoterapia tiene propiedades remineralizantes, purificantes, calmantes y estimulantes, aunque esto dependerá del tipo de barro utilizado, puesto que el contenido mineral de la tierra que se utiliza varía mucho de unos lugares a otros.

Tipos de fangos y barros

Aunque la fangoterapia engloba todos los tratamientos que se realizan con tierra, hay que diferenciar, en primer lugar, entre fangos y barros, puesto que los primeros se extraen de los fondos del mar, manantiales o lagos, mientras que los barros provienen directamente de la tierra. Esto hace que generalmente los fangos sean mucho más ricos en oligoelementos y, por lo tanto, más apreciados para tratar diferentes afecciones, o simplemente como tratamiento estético.

El barro más común es la arcilla que, a su vez, se puede encontrar en diferentes variedades con distintas cargas minerales y, por lo tanto, diversas aplicaciones médico-estéticas. Así, podemos encontrar arcillas verdes (la más común y usada para purificar la piel), amarilla, rosada, negra, roja, verde, gris, y hasta blanca, la única que puede ingerirse y ayudar a tratar problemas digestivos desde el interior del organismo.

La arcilla se extrae de capas profundas de la tierra y se somete a un proceso de filtrado y secado, que sirve para matar ciertos organismos microscópicos que pueden ser perjudiciales para el ser humano. Debido a que se distribuye seca, es necesario hidratarla con abundante agua mineral antes de aplicarla en la zona a tratar; esto permite, además, que se puedan añadir aceites esenciales, plantas medicinales, o aguas minerales específicas, durante su preparación, por lo que el tratamiento puede ser muy personalizado.

Los fangos, sin embargo, se extraen del fondo de mares, lagos, pantanos…, y se conservan con toda la humedad y riqueza de esas tierras y aguas. Aunque lo más común es aplicarse dichos fangos en origen, hoy en día la industria cosmética se ha encargado de distribuirlos mundialmente, lo que permite disfrutar de sus beneficios en los centros de estética, o en nuestra propia casa. Eso sí, hay que leer bien el etiquetado y asegurarse de que se trata de productos de calidad, ya que es muy frecuente encontrar mezclas que, aunque efectivas, contienen menos carga mineral que en origen.

Al igual que con la arcilla, también los fangos se puedes subclasificar. En este caso normalmente se realiza de acuerdo al origen del mismo. Así, los fangos marinos son ricos en sales minerales y algas microscópicas, lo que hace que sean ideales como drenantes, para activar la circulación sanguínea y atacar la celulitis. Por su parte, los fangos procedentes de ríos y pantanos tienen más carga en azufre y ciertos ácidos, por lo que suelen ser aconsejados para tratar lesiones musculares por su efecto sedante. Por último, los fangos extraídos en zonas volcánicas son muy ricos en oligoelementos, que hace que sean los más indicados para tratamientos estéticos, remineralizantes o regeneradores.

Older Entries