fengshuiTodo puede influir en la cocina, desde la iluminación, el color de la pared, techo, muebles, elementos hasta cómo cortamos las verduras. La limpieza y el orden son fundamentales. Una comida preparada con cariño y amor en una cocina de fuego es más digerible que una comida preparada con prisas o mala gana y en una vitrocerámica. Es importante una buena predisposición a la hora de meterse en la cocina.

A la hora de comer perseguimos calorías, hidratos de carbono, grasas, vitaminas etc. Solemos tener en cuenta dietas o formas de comer que nos sirven, en muchas ocasiones, para castigarnos o hacernos sentir culpables si no las seguimos bien. Podemos contar calorías, llevar las dietas del grupo sanguíneo, pasar test de alimentos para saber qué podemos y qué no podemos comer y esto es bueno, pero lo más importante de todo es tomar la energía de los alimentos y beneficiarnos de la capacidad del cuerpo para aprovecharla correctamente. Desde la filosofía china de los alimentos, también es importante la temperatura de los mismos: la cantidad de Yin/frío o Yang/calor, que los alimentos generan en nuestro cuerpo, dándole una energía correcta para proveer a cada órgano del cuerpo de la que le corresponde. Los cinco elementos en la cocina ejercen una acción beneficiosa sobre el Chi personal.

 ÁRBOL: sabores agrios (Ej.: aceitunas, vinagre)
FUEGO: sabores amargos (Ej.: cebolla)
TIERRA: sabores dulces (Ej.: choclo, frutas)
METAL: sabores picantes (Ej.: ajo, mostaza)
AGUA: sabores salados (Ej.: pescado salado).

 Los elementos Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua generan ciclos en todo lo que existe. A cada elemento le pertenecen diferentes aspectos como órganos del cuerpo, orientaciones, emociones etc. Todo lo que se indique sobre un elemento, para una estación del año concreta, también lo aplicaran todas las personas que saben que pertenecen a este elemento.

Todos los elementos están unidos en un ciclo dinámico y cada elemento tiene su propio lugar. Se mueven en sentido de las agujas del reloj, alimentando al siguiente de forma que la Madera alimenta al Fuego, el Fuego alimenta a la Tierra, la Tierra alimenta al Metal, el Metal al agua y el Agua a la Madera. Estar con la rueda de elementos equilibrada significa estar energéticamente bien. Si hay apetencia de un sabor concreto, como por ejemplo el dulce, puede ser que la persona necesite Tierra y se provee de ella a través del sabor dulce que pertenece a este elemento.

Anuncios