SofrologiaLa sofrología fue creada por el neuropsiquiatra colombiano Alfonso Caycedo allá por el año 1960. Se trata, como veremos a lo largo del presente post, de una disciplina que, entre otras cuestiones, tiene sus principales antecedentes en la hipnosis y otras técnicas orientales como el zen, el budismo o el yoga.

Una de las técnicas en que se basa la sofrología es la llamada relajación dinámica, la cual constituye doce grados divididos en tres ciclos: el fundamental, el radical y el existencial.

Cada grado en sí puede conformarse como un método, en el que se usan diferentes técnicas de imaginación y estrategias psicofísicas que conducen a la toma de conciencia de nuestra mente, el cuerpo y los diversos estados emocionales.

Las técnicas frónicas suelen durar entre cinco y quince minutos aproximadamente, y se caracterizan porque todas se encuadran en la dimensión temporal de la propia persona, actuando sobre los parámetros de la conciencia en el pasado, presente y futuro.

La sofrología destaca especialmente porque reconoce que toda acción positiva tiene una repercusión igualmente positiva en el pensamiento y en la propia salud psicológica y física de la persona, resaltando así los aspectos positivos y ocupándose del momento presente de la persona.

En resumidas cuentas, podríamos decir que la sofrología (en este caso la relajación dinámica) actuaría de la siguiente manera: desarrolla una toma de conciencia del pasado positivo, y ejercita a su vez la capacidad de proyectar el futuro igualmente en positivo.

Lo mejor de todo es que, también, se le enseña al paciente a que asimile y realice por si mismo estas técnicas.

Anuncios