alimentacion_saludableUna alimentación correcta debe estar equilibrada en cuanto a lo que se consume y lo que se gasta. Los problemas de obesidad vienen de la mano del consumismo y del sedentarismo, o sea del desequilibrio doble generado de consumir más y gastar menos energía de la recomendable. Atendiendo a estos siguientes grupos de alimentos podemos mejorar nuestra forma de alimentarnos.

Carbohidratos:
Los carbohidratos o hidratos de carbono son absolutamente necesarios, son los que proveen de energía para todos los procesos vitales, desde la respiración celular hasta moverse. Aunque se esté haciendo una dieta muy estricta siempre se debe consumir algo de hidratos de carbono, pero una buena opción es elegir carbohidratos más complejos que requieren de mayor energía para degradarse.
Los polisacáridos como los del arroz y otros granos son mejores que los disacáridos y monosacáridos como los del azúcar, glucosa, etc. Una buena opción son los granos integrales como por ejemplo el arroz integral que posee una cobertura que enlentece la absorción de los glúcidos siendo esto mejor para el páncreas, entre otras cosas.

Lácteos y derivados:
El mejor lácteo es el yogur (es más digestivo por lo tanto provoca menos problemas gástricos) debido a que la lactosa se ha oxidado a ácido láctico. Además, la población de baterías presentes en el yogur suele ser beneficiosa para el normal funcionamiento intestinal. Prefiera un yogur sin azúcar añadido y descremado.

Carnes y legumbres:
Carnes blancas como mínimo 2 veces a la semana y carnes rojas, máximo 2 veces a la semana. Es un buen comienzo para comenzar a sentirse mejor. El exceso de carnes rojas consumidas en ausencia de celulosa (fibra) provoca un enlentecimiento de la digestión y termina complicando el funcionamiento del colon.

Aceites y grasas:
Evite todo tipo de grasa, grasa animal y, sobre todo margarina. También restrinja la manteca y elija varios tipos de aceite que aporten diferentes ácidos grasos insaturados como los de la serie omega. Siempre que sea posible vaya cambiando el origen del aceite vegetal, girasol, maní, maíz, soja, oliva, canola y mezclas de ellos.

Frutas y verduras:
Acostúmbrese a consumir verduras, en sopas y verduras crudas. Un buen criterio para estar bien alimentado es atender que se consuman frutas y verduras de todos los colores posibles, mientras más colores mejor.

Actividad física:
No es necesario ir al gimnasio, basta con subir por la escalera o ir caminando a hacer mandados. Un poco de actividad física cada día le hará sentirse mucho mejor.

Agua:
2 litros de agua por día es necesario, es requisito para estar bien. De ahí, no viene mal tomar más agua, hasta 3 litros. El agua es sumamente necesaria para el funcionamiento gastrointestinal y renal, en realidad, es necesario para todos los procesos metabólicos.

Horarios de alimentación:
No comer a deshora pero tampoco pasar sin comer durante muchas horas. Es necesario que se ingiera algún tipo de alimento, cada 2 o 3 horas y en porciones razonables. Al levantarse, a media mañana, al mediodía y dos ingestas más antes de la cena.

 8 pasos sencillos de llevar a cabo y tener una mejor calidad de vida. Nunca se deben subestimar las señales de nuestro organismo. Siempre, la naturaleza es sabia.

Anuncios