No es un mito lograr una piernas perfectas solo necesitas tu decisión y un poco de ejercicio que te ayude a lograrlo, vamos levántate e iniciemos nuestros ejercicios, espero tus comentarios.

Para tener unas piernas bien torneadas y tonificadas hay que trabajar todo el año. No esperes a que llegue el verano y ponte en forma con nosotros.
Las piernas son el sostén del cuerpo pero, muchas veces, no les prestamos la atención que se merecen. En invierno las escondemos con los pantalones o las medias tupidas y es cuando llega el buen tiempo cuando nos entran las prisas por lucir unas piernas perfectas. Pero un programa para tener un buen estado de forma debe seguirse durante todo el año, ya que de poco servirá hacer locuras unas pocas semanas antes por vernos bien. Nuestra salud será la principal perjudicada y, al final, el temido efecto rebote hará que estemos peor que antes de empezar a cuidarnos de manera tan precipitada.
Las mujeres tienden a acumular grasa en la parte inferior del cuerpo, sobre todo caderas y muslos, por lo que suele ser a ellas a las que más les preocupa trabajar esta zona, aunque unas piernas torneadas son uno de los objetivos más deseados en cualquiera de los dos sexos. Sin embargo, los expertos insisten en que no hay ejercicios estrella que trabajen, reduzcan y modelen una parte concreta del organismo. “Existe la falsa creencia de pensar que se puede eliminar la grasa de la zona en la que ponemos movimiento realizando entrenamientos analíticos y localizados en esa zona conflictiva. Hacer abdominales no elimina la grasa abdominal y los ejercicios de glúteos no reducen las cartucheras en las mujeres. No debemos olvidar que el cuerpo es una cadena muscular y no podemos centrar nuestro entreno en un punto concreto”.
Por este motivo, en nuestro programa para lograr unas piernas perfectas, no podemos centrarnos sólo ellas. Veamos a continuación qué debemos tener en cuenta para conseguir nuestro objetivo.

Vida sana, aeróbicos y anaeróbicos para tus piernas
Unos hábitos de vida saludable son el primer paso para conseguir unas piernas perfectas. Alimentación sana y equilibrada, eliminación de los tóxicos (tabaco, alcohol, café…) y ejercicio físico no pueden faltar en un plan en el que también es muy interesante añadir masajes ascendentes con cremas frías, presoterapia, drenaje linfáticos, medias de comprensión si se trabaja muchas horas de pie, mantener los pies en alto por encima del corazón para favorecer el retorno sanguíneo, no usar zapatos de tacón excesivamente alto, duchas con chorros fríos desde los tobillos hasta las ingles y otras acciones similares.
Un programa de entrenamiento personalizado y adaptado a las características físicas, estado de forma, edad, tiempo disponible, etcétera, es la mejor opción para quien quiera lucir piernas bonitas cuando llegue el verano.
Sin embargo, en líneas generales, una combinación de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos se presenta como la mejor alternativa, he insisto en que “todo gesto motriz, ya sea carrera, natación, montar en bici, necesita una fuerza de contracción muscular, por lo que resulta conveniente compaginar un entrenamiento cardiovascular con una entrenamiento de tonificación muscular”. Y es que, como nos recuerda nuestra coordinadora de fitness, en muchas ocasiones nos fatigamos no por agotamiento del sistema cardio-respiratorio, como normalmente pensamos, sino por agotamiento del sistema muscular.

Ejercicios específicos para fortalecer las piernas en casa
En casa podemos realizar diariamente una pequeña tabla de ejercicios que ayudarán a fortalecer los músculos de las piernas y que tan sólo nos robarán unos pocos minutos. Lee atentamente los pasos y haz, al principio, 10-15 repeticiones; cuando te encuentres bien con estos ejercicios, suma otras 10-15 repeticiones descansando uno o dos minutos entre ambas tandas; y, después de unas pocas semanas, aumenta a tres tandas de 10-15 repeticiones. No te olvides de calentar siempre antes de hacer el ejercicio y estirar los músculos después para evitar indeseadas lesiones.

Ejercicios para los glúteos y cuádriceps:

  • Ejercicio 1: colócate de pie con las piernas juntas, las manos en la cintura y la espalda recta. Adelanta el pie derecho y flexiona la pierna derecha poco a poco de tal manera que vayas bajando hasta formar un ángulo de 90 grados. Mantén unos pocos segundos esta posición y vuelve a la inicial. Haz lo mismo con la otra pierna.
  • Ejercicio 2: para realizar la famosa sentadilla hay que abrir las piernas un poco más que lo que marcan los hombros. Con la espalda recta hay que ir doblando las piernas poco a poco hasta que queden en paralelo con el suelo. Subir lentamente sin llegar a estirar las piernas por completo y repetir hasta completar la tabla.

Para los bíceps femorales y glúteos:

  • Túmbate en el suelo boca arriba con las rodillas flexionadas y los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Contrae el abdomen y los glúteos y eleva la pelvis hasta conseguir formar una línea recta con tu cuerpo desde las rodillas hasta el cuello. Vuelve lentamente a la posición inicial y repite.

Para los gemelos:

  • Ejercicio 1: colócate de pie con las piernas separadas a la altura de los hombros y las rodillas ligerísimamente flexionadas. Ponte de puntillas y vuelve despacio a la posición inicial.
  • Ejercicio 2: túmbate boca arriba en el suelo y coloca las piernas sobre una mesita, silla, cama… De tal manera que estén en alto pero que puedas mover bien los pies. Estira el pie de tal manera que los dedos traten de señalar la dirección contraria a donde está tu cabeza. A continuación haz exactamente lo contrario: intenta que tus dedos señalen tu cabeza.
Anuncios